Espacio vitalidad

15 CONSEJOS PARA SENTIRSE BIEN CON UNA ACTITUD POSITIVA

Para sentirse bien por dentro y por fuera debes prestar atención a los tres pilares del bienestar: físico, mental y emocional. El hecho de adoptar una actitud vital positiva estimula por sí mismo el bienestar y la vitalidad de las personas. Aquí tienes algunas ideas para comprobarlo por ti mismo!

ZES - CTA Text - Infografía activación y motivación

SENTIRSE BIEN FÍSICAMENTE

El cuerpo es una de las tres patas del bienestar. Si te sientes bien a nivel físico, podrás afrontar con energía las situaciones complicadas del día a día.

  1. Sigue una dieta sana y equilibrada. Tu cuerpo tendrá todos los nutrientes necesarios para funcionar correctamente. Además, si sigues una rutina saludable, podrás permitirte pequeños placeres alimenticios sin tener que arrepentirte por ello. 
  2. Haz ejercicio de forma habitual, adaptado a tu nivel y situación. La actividad física es muy positiva para el cuerpo, ya que te mantiene en forma, a la vez que generas endorfinas. ¡Sentirse bien es moverse!
  3. Acepta que tu cuerpo puede tener defectos. Sé flexible con tu imagen personal y, aunque te esfuerces por mejorar, no te obsesiones.
  4. Revisa tu salud regularmente. Tienes que estar atento a las señales de tu cuerpo y poner remedio a las pequeñas molestias cuanto antes para evitar que se agraven. 
  5. Dale a tu cuerpo el descanso que necesita. El cansancio no solo afectará a tu rendimiento físico, sino que te hará sentir más débil a nivel emocional y lo negativo puede afectarte más.

SENTIRSE BIEN MENTALMENTE

La mente es tan poderosa que tus pensamientos influyen directamente en cómo te sientes. Revisa tu lenguaje interior: no hay nada como pensar en positivo para sentirse bien. 

  1. Persigue activamente tu felicidad. Piensa en cómo puedes sentirte mejor en vez de centrarte en lo negativo, y ponlo en práctica cuanto antes. Ordena tus prioridades y céntrate en alcanzar tus objetivos personales. ¡Proactividad!
  2. Afronta los problemas en vez de mirar a otro lado. Confía en tus capacidades y abandona la mala costumbre de posponer las cosas. Puedes no sentirte bien con una situación en concreto, pero la soportarás mejor si te sientes orgulloso de tu comportamiento ante ella.
  3. Busca experiencias que te enriquezcan y que despierten tu curiosidad e imaginación. La monotonía no te ayudará a sentirte bien. ¡Anímate a salir de tu zona de confort!
  4. Entrena tu mente en generar pensamientos positivos que alimenten tu bienestar. Analiza las ideas que te hacen sentir mal y cuestiónalas, intenta darles la vuelta a tu favor.
  5. Relativiza y no te presiones más de lo razonable. Dedica un momento a sopesar la importancia real de las cosas que te preocupan. Dale la espalda al catastrofismo de una vez por todas.

SENTIRSE BIEN EMOCIONALMENTE

La mayor parte del tiempo sientes emociones sin ser plenamente consciente. Aún así, las emociones tienen un gran impacto sobre tu bienestar. Sentirte bien a nivel emocional es otra de las claves de tu vitalidad.

  1. Aprende a perdonarte los errores y no permitas que te dejen anclado en el pasado. Procura ser más comprensivo contigo mismo. Enfréntate y resuelve tus conflictos internos en vez de ir guardándotelos dentro; tú sabes que eso solo supone un lastre para avanzar.
  2. Elige enfrentarte al estrés como un reto. Aprovecha esta oportunidad para poner en juego tus puntos fuertes y enorgullécete de tus capacidades. Cambia el “tengo que” por el “quiero”.
  3. Identifica tus emociones y, aunque sean desagradables, no las reprimas. Las emociones negativas también tienen su función y te sentirás mejor si las dejas salir.
  4. Prioriza las relaciones positivas con personas que te hacen sentir bien. Detecta las relaciones negativas, tóxicas y vacías que no te aportan nada y convéncete de que no valen la pena. Haz algo por otra persona de forma desinteresada. La solidaridad es también una gran fuente de sentimientos positivos.
  5. Sé agradecido y céntrate en lo que ya tienes, no en lo que “te falta”. Para conseguir lo que te falta recuerda cómo has conseguido todo lo que sí tienes. Enfócate en lo bueno que te ha sucedido hoy.

Sentirse bien implica estar a gusto con uno mismo, respetarse, tener ilusión y motivación en la vida, mantenerse en forma y, en definitiva, saber disfrutar de la vida en todas sus facetas. Aplicar una actitud positiva a tu día a día te llenará de vitalidad y buenas sensaciones: ¡Sentirte bien depende en gran parte de ti!

ZES - CTA Post - eBook hábitos saludables

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.