Espacio vitalidad

¿CÓMO TENER PENSAMIENTOS POSITIVOS?

CLAVES SOBRE CÓMO LOS PENSAMIENTOS POSITIVOS PROMUEVEN TU BIENESTAR Y TE AYUDAN A ADOPTAR UNA ACTITUD VITAL

Todos conocemos a alguna persona a la que se le nota que es vital, disfruta de la vida y tiene una actitud positiva frente a las dificultades. “¿Cómo tener pensamientos positivos?”, nos preguntamos en las ocasiones en que parece que se nos viene el mundo encima y no hay manera de encontrar el lado bueno de la situación.

Las emociones son reacciones o respuestas que genera el cuerpo ante un estímulo. Pero no todo el mundo es consciente de que ese estímulo no tiene por qué ser algo que ocurre externamente a uno mismo. Los pensamientos muchas veces son el estímulo de las emociones. Los pensamientos sobre un hecho son tan poderosos emocionalmente como el hecho en sí. O incluso más.

Pongámonos en la situación de que estamos en casa, por la noche, ya en la cama, y oímos un ruido. Ese ruido es el estímulo, que por sí mismo no nos dice nada, ya que no tenemos más información. Toda la reacción emocional va a depender directamente de nuestra interpretación. Si pensamos que ha entrado un ladrón, sentiremos miedo. Si pensamos que ha sido el viento, no.

TUS EMOCIONES: PENSAR EN POSITIVO

Desde la psicología, y en especial la psicología positiva, se defiende que las emociones positivas son un importante factor a tener en cuenta en la promoción de la salud. Así que teniendo pensamientos positivos no solo te sentirás mejor emocionalmente, sino que mejorarás tu vitalidad y bienestar físico. Pero ¿cómo puedes conseguir pensar que ha sido el viento y no un ladrón? ¿Cómo rompes tu esquema habitual de pensamiento para lograr un enfoque positivo?

En primer lugar, es muy importante educarse a uno mismo en la detección de los pensamientos negativos que pasan por la mente y que, a su vez, generan malestar emocional. Puede ser útil precisamente detectar esa emoción e indagar si su origen se halla en lo que estás pensando. De esta forma identificarás el pensamiento que la provoca y podrás intentar rebatirlo conscientemente.

Cuestionarse a uno mismo puede ser bastante saludable, siempre y cuando no caigas en las garras de la inseguridad. Por ejemplo, si ante un nuevo reto sientes ansiedad, puedes rebuscar en tu mente y ver si aparecen pensamientos limitantes como “no puedo hacerlo”. En ese caso, puedes centrarte en tus habilidades y logros. Con las pruebas delante es más sencillo generar un pensamiento positivo del tipo “podré si me esfuerzo”, “aprenderé muchas cosas en el proceso” o “va a ser muy emocionante esta nueva experiencia”.

TU RADIO DE INFLUENCIA

Por otra parte, no debes dejarte engañar por la ilusión del control. En muchas de las experiencias cotidianas no tienes el control de todo lo que ocurre, ni mucho menos, sino de un radio de acción limitado en el que puede influir con su comportamiento. Es muy importante ser consciente de qué es lo que realmente depende de ti y lo que no.

Donde sí tienes poder de acción es en tu propia mente. Ante una situación que escapa a tu control puedes elegir qué pensar, qué actitud adoptar.

RELATIVIZAR

Otra herramienta útil para generar pensamientos positivos es la buena costumbre de relativizar. Tiene que ver con ser realista a la hora de enfrentarse a un problema o conflicto, con dar a las cosas la importancia que realmente tienen. Puede que ante un problema al cual no ves solución resulte inevitable el pesimismo, pero es justamente en ese momento en el que puedes cambiar de enfoque. Esto te dará una visión más certera de cuáles son realmente sus implicaciones y su magnitud.

Además, relativizar te ayudará a saber priorizar en momentos de mucho estrés, ya que nos dará la clave para decidir qué cosas pueden esperar y enfocarnos en lo realmente importante.

Finalmente, no debes olvidarte de los pensamientos positivos sobre ti mismo. Cuando has alcanzado un logro es importante dedicarte un halago, pero si no has tenido éxito todavía es más importante ofrecerse a uno mismo apoyo y comprensión. Aceptarse y ser paciente en los malos momentos es tan importante como celebrar las victorias o disfrutar de las pequeñas cosas.

Así que, aunque al principio pueda costarte adoptar estas estrategias porque estás acostumbrado a no prestar demasiada atención a tu interior, tu cerebro es tan maravilloso que al cabo de unos días lo harás sin darte cuenta.

¡Una actitud positiva depende en gran medida de tu propia voluntad!

Y tú, ¿entrenas tu actitud positiva cada día? Si es así, coméntanos cómo consigues ver el lado positivo de la vida.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.