Espacio vitalidad

CÓMO GESTIONAR UNA RUPTURA AMOROSA

Ante una ruptura amorosa pueden darse generalmente dos situaciones: que haya sido de mutuo acuerdo o que no haya sido amistosa. En ambos casos experimentarás sentimientos de pérdida. Aquí te explicamos cómo gestionarlos para mantener tu vitalidad

El duelo que sigue a una pérdida, aunque en este caso no sea por un fallecimiento, debe seguir unas fases bastante determinadas. Te damos las claves de cómo afrontar cada una de ellas y qué puedes hacer para sentirte mejor con tu autonomía recién recuperada.

ZES - CTA Text - eBook hábitos saludables

¿POR QUÉ SE DA UNA RUPTURA AMOROSA?

En todas las relaciones de pareja, se dan conflictos y desacuerdos. Esto no significa que la pareja deba romperse o que el amor mutuo haya desaparecido. Sin embargo, en ocasiones uno se da cuenta de que es mejor terminar la relación por el bien de ambos o por el bien de uno mismo. 

En otras ocasiones, aquello que os unía ya no existe y la relación termina extinguiéndose. También pueden darse decepciones y desengaños en el caso de que se produzca una traición por parte de uno de los miembros al otro, ya sea por una infidelidad o un engaño de otra índole, que uno de los dos es incapaz de perdonar. Otras veces es cuestión de incompatibilidad pura y dura.

¿QUÉ OCURRE TRAS LA RUPTURA AMOROSA?

No es fácil gestionar los sentimientos que surgen tras una ruptura amorosa. Cuando la reconciliación no es posible, es necesario romper ese lazo. Esta ruptura conlleva inevitablemente sentimientos de tristeza, angustia, dolor emocional y pérdida.

  • El vacío de un espacio anteriormente compartido.
  • El sentimiento de pérdida de lo amado.
  • Los recuerdos comunes.
  • Incertidumbre ante la modificación de tu proyecto vital.

EL DUELO TRAS UNA RUPTURA AMOROSA

Aunque suele asociarse a las situaciones en que muere un ser querido, en realidad el duelo es un proceso psicológico común a todas las situaciones de pérdida. Atravesar y vivir este proceso te permitirá seguir con tu vida y superar la ausencia de aquello que has perdido, adaptándote a esa pérdida.

  1. Acepta la nueva realidad. Tómate tu tiempo para asumirlo, pero debes hacerte consciente de lo ocurrido. Probablemente experimentarás sentimientos de rabia o rencor.
  2. Reestructura tus expectativas sin quedar bloqueado en esos sentimientos negativos. Reflexiona sobre tus ilusiones vitales y, poco a poco, ve eliminando a esta persona de tus planes y proyectos de futuro.
  3. Presta atención a tu esquema de pensamiento y detecta cuanto antes los pensamientos recurrentes sobre “lo que podría haber sido”, “por qué terminó”, etc. Obsesionarte con si había o no algún motivo oculto detrás de la ruptura no te ayudará.
  4. Mentalízate de que el proceso puede ser largo, de que experimentarás sentimientos de tristeza, de vacío y ganas de llorar. No los bloquees, deja que esas emociones salgan al exterior para que vayan diluyéndose con el tiempo.
  5. Evita negar estas emociones o fingir que estás bien y no pasa nada. La pérdida te importa porque había sentimientos de amor detrás. 
  6. Céntrate en cuidarte y ser amable contigo mismo. Dedícate a actividades que te hagan sentir bien y potencia tu autoestima.
  7. Enfócate en la oportunidad que se abre ante esta nueva situación. Replantéate tu proyecto vital y qué cosas te importan. Retoma tu día a día priorizando tus nuevos objetivos.
  8. Evita volver a retomar la relación por temor a la soledad. Potencia tu autonomía aprendiendo alguna nueva actividad. Puede ser el momento de intentar aquello que habías dejado apartado porque no tenía cabida en tu relación anterior.

LA GESTIÓN EMOCIONAL SERÁ TU ALIADA

Las emociones negativas que surgen tras una ruptura amorosa son normales, pero no debes dejar que te arrastren hacia la desesperanza, el abatimiento y la inactividad.  

  • El miedo te previene de que a partir de ahora deberás afrontar tu vida sin el apoyo de esa persona.
  • Contra la tristeza, busca apoyo en las personas que te quieren. 
  • Utiliza la ira como impulso para cerrar esta etapa de tu vida. 

Pero una ruptura no deja de ser un cambio, aunque importante, en tu vida. En realidad, estas emociones te están preparando para afrontar este cambio, que en ocasiones puede ser muy duro. Acepta estas emociones como parte del proceso, déjales su espacio y no las bloquees, pero sigue adelante con tu vida para mantener tu vitalidad y tu bienestar.

ZES - CTA Post - eBook relaciones

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.