Espacio vitalidad

MIEDO A LA SOLEDAD: ¿ES POSIBLE SUPERARLO Y APRENDER A DISFRUTARLA?

¿Tienes miedo a la soledad? Desde hace unos años se habla de un cambio en la forma de relacionarnos. No será la primera vez que oyes que nuestra cultura social ha ido evolucionando hacia el individualismo y que esto ha ido reduciendo las redes de apoyo de muchas personas, dando lugar al miedo a la soledad. Te explicamos qué implica este miedo para tu vitalidad y tu bienestar emocional, y qué puedes hacer para superarlo.

ZES - CTA Text - Infografía hábitos saludables 1

Miedo a la soledad: ¿Estás solo o te sientes solo?

Es posible que sientas miedo a la soledad porque crees que no tienes a nadie realmente cercano o tienes un círculo muy reducido de allegados a causa de que no consigues conectar a nivel emocional y generar lazos afectivos.

Una causa de ello puede ser la timidez o la falta de habilidades sociales, que convierte las situaciones de interacción social en una especie de examen, que es estresante por el miedo al rechazo. En vez de disfrutar con los demás, te centras en tu propio comportamiento, en lo que los demás pensarán de ti. Por eso no consigues disfrutar del contacto con otras personas.

CONSEJOS PARA FORJAR RELACIONES DE CALIDAD

  • El rechazo no es el fin del mundo: relativiza. Aprende a aceptar que no a todo el mundo le interesa lo mismo.
  • Presta atención a tus pensamientos y detecta los prejuicios sobre los demás o sobre ti mismo. Céntrate en disfrutar de la compañía.
  • Deja de pensar en el “qué dirán”. Si te fijas, verás que la mayoría de las personas están más pendientes de sus cosas o de la situación que de tu comportamiento.

Aunque te sorprenda, otra causa puede ser el exceso de relaciones. Cuando tienes muchos amigos y poco tiempo, el resultado suele ser una montaña de relaciones afectivas superficiales en las que no consigues la intimidad y la profundidad que te hacen sentirte acompañado y comprendido. Por eso, en ocasiones te sientes solo, aunque tu día esté repleto de eventos sociales. 

Si es tu caso:

  • Busca activamente momentos para ti. Queda contigo mismo y así te será más sencillo rechazar otros eventos porque ya “tienes planes”.
  • Desarrolla tu asertividad para mantenerte firme cuando tu círculo te exija el mismo nivel de energía y actividad que antes. Es difícil cambiar los hábitos y la imagen que tienen los demás de ti, pero debes mantenerte firme.
  • Prioriza la relación contigo mismo y con las personas más cercanas frente a eventos sociales de gran magnitud donde hay mucha gente y poco espacio para conversaciones reposadas, sinceras y profundas.

LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

El miedo a la soledad también está relacionado con la dependencia emocional. Cuando el miedo a la soledad es muy grande, algunas personas se “enganchan” a otras por necesidad de amor y cariño (aunque este vínculo no sea beneficioso, ni les aporte felicidad). Este miedo puede ser tan poderoso que te incapacita para romper los vínculos tóxicos porque suele ir acompañado de sentimiento de inferioridad y culpa, y temor a no encontrar nada mejor. Si te has identificado con esta descripción, te animamos a: 

  • Buscar tu estabilidad emocional en tu interior y en tus fortalezas.
  • Ser amable y responsable contigo mismo. No mereces relaciones que te hacen daño. 
  • Relacionarte con personas que te aporten equilibrio y buenas sensaciones.
  • Atreverte a pasar ratos a solas y conocerte mejor. Puede que encuentres a tu mejor amigo en ti mismo.

¿QUÉ PUEDES APRENDER DE LAS PERSONAS SOLITARIAS Y FELICES?

  • Cuida tu equilibrio emocional. Resérvate momentos de soledad para disfrutar de ti mismo o de alguna actividad que te guste.
  • No uses la soledad para esconderte de tu círculo en momentos difíciles. Apóyate en familiares y amigos que te reconforten sin juzgarte.
  • Deja de buscar la aprobación de los que te rodean. Prioriza tu forma de ser, tu bienestar y tus deseos por encima de dar una apariencia de perfección.
  • Valora las relaciones por su calidad, por lo que te enriquecen, y no por la cantidad, el estatus o la imagen.

Dado que el ser humano es un animal social por naturaleza, el miedo a la soledad es normal. No obstante, hay personas más solitarias que no sufren con esta circunstancia. De hecho, eligen momentos de soledad a propósito. De ellas puedes aprender algunas estrategias y actitudes que te ayudarán a disfrutar con vitalidad de tus momentos de soledad.

ZES - CTA Post - eBook hábitos saludables
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.