Espacio vitalidad

PILATES PARA EMBARAZADAS: FORTALECE TU CUERPO Y MENTE

Mantenerte activa durante el embarazo es clave para que este proceso corporal y emocional no reduzca tu vitalidad. Durante la gestación se producen ciertos cambios en tu cuerpo tanto en el plano físico como emocional, bien por los cambios hormonales o bien por el cambio vital que supone la llegada de un bebé. Los efectos del Pilates para las embarazadas son muy positivos porque se trabaja la postura, la respiración y la serenidad, y se fortalece el suelo pélvico.

ZES - CTA Text - Infografía hábitos saludables 1

¿QUÉ ES EL MÉTODO PILATES?

El Pilates es un método de entrenamiento que abarca las facetas física y mental del cuerpo. Por un lado, pone en juego la musculatura y el movimiento corporal dinámico y, por otro, también incluye un modelo de control mental que conjuga relajación y respiración. La idea es encontrar el equilibrio cuerpo-mente a través del control mental del cuerpo y su movimiento.

¿EL MÉTODO PILATES ES ADECUADO SI ESTÁS EMBARAZADA?

El embarazo no es un impedimento para la práctica del ejercicio físico. De hecho, a no ser que hablemos de casos especiales o de riesgo, cosa que ante todo deberías consultar con tu médico, debes saber que es muy recomendable hacer algún tipo de actividad física de intensidad baja y con moderación para mantenerte activa, controlar el aumento de peso y cuidar tu salud en este periodo tan importante. Si lo tuyo es el Pilates, practícalo siempre en clases adaptadas específicamente y con un entrenador especializado en Pilates para embarazadas.

Si estás pensando en tener un bebé, es mejor que comiences a practicar Pilates un tiempo antes del embarazo. Piensa que durante los tres primeros meses es mejor limitarse al ejercicio de intensidad muy leve, como pasear, porque es cuando hay más riesgo. Así, comenzar a practicarlo un tiempo antes del embarazo te puede ayudar en los tres primeros meses a gestionar mejor los cambios emocionales gracias al entrenamiento en control mental y relajación. Durante este periodo también puedes meditar.

El objetivo de este método es desarrollar la musculatura interna, de forma que te ayude a controlar el equilibrio corporal, fortaleciendo y dando firmeza a los músculos profundos que rodean la columna vertebral y los de la parte baja del abdomen. Esta característica lo hace muy adecuado para su práctica a partir del tercer mes de embarazo, porque es muy beneficioso para prevenir o aliviar los dolores de espalda. 

BENEFICIOS DEL PILATES PARA EMBARAZADAS

  • Los altibajos emocionales pueden ser habituales. La práctica del control mental y de la respiración te aportará serenidad para afrontar los momentos de estrés e incertidumbre
  • La columna debe ir soportando cada vez más peso. Con los típicos ejercicios “a cuatro patas” del Pilates ayuda a aliviarlo y lo repartes en todo el cuerpo, evitando el dolor de espalda, algo muy común en las gestantes.
  • Este peso se concentra mayoritariamente en la barriga, y la columna tiene que modificar un poco su curvatura para compensar el desplazamiento de tu centro de gravedad. El Pilates te proporcionará mayor conocimiento de tu cuerpo con los ejercicios de movilización de la columna.
  • El aumento de volumen abdominal en ocasiones te limita ciertos movimientos o te obliga a tomar posturas forzadas. La corrección postural y la mejora del equilibrio que conseguirás practicando Pilates te ayudará.
  • Los músculos abdominales, y también los órganos internos, se ven obligados a desplazarse un poco de su lugar para dejar sitio al bebé. Aquí es donde gana importancia el trabajo del suelo pélvico, tanto para mantener los músculos fuertes como para facilitar el parto.
  • La expansión del útero puede afectar a la circulación de la sangre. El movimiento dinámico de estos ejercicios te ayuda a evitar calambres en las piernas y la posible formación de varices.

A nivel físico, practicando Pilates para embarazadas fortaleces los músculos del abdomen, la espalda y el suelo pélvico, justo las zonas más afectadas durante la fase final del embarazo. También entrenas el control de la respiración, factor clave en el momento de dar a luz. Si te mantienes en buena forma, tu bebé estará también más sano y tú podrás afrontar todos los cambios corporales que acompañan a la gestación con mayor vitalidad. De esta manera, mejorarás tu vitalidad física y emocional.

ZES - CTA Post - Infografía hábitos saludables
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.