Espacio vitalidad

MOTIVACIÓN PARA EL ESTUDIO: CONSEJOS PARA ESTUDIANTES DESMOTIVADOS

La motivación es muy importante para el estudio. Las largas sesiones de lectura y memorización pueden hacer mella en tu motivación inicial, y el cansancio o la falta de vitalidad te impide continuar. 

Hablaremos de la importancia que tienen varios factores en la motivación y la planificación para estudiar: el lugar de estudio y lo que te transmite, la importancia de contar con otros estudiantes en situación similar para motivarse mutuamente, el diseño de las sesiones de estudio, el tema de estudio, el orden y la planificación de los temas, las distracciones y la mala costumbre de retrasar el deber.

ZES - CTA Text - ebook activacion, motivacion y resiliencia

¿TIENES MOTIVACIÓN PARA ESTUDIAR?

Esta pregunta es clave, porque no hay mayor motivación para hacer algo que “querer” hacerlo. La actitud con la que afrontas el estudio determinará en gran medida tu nivel inicial de motivación. 

Hazte estas preguntas y reflexiona:

  • ¿Estudias por obligación, por presión social, porque es “lo que toca”?
  • ¿Te apasiona el tema de estudio?
  • ¿Has elegido por ti mismo qué estudiar?
  • ¿Para qué crees que te servirá este esfuerzo y dedicación?

Una vez tengas claro que estás estudiando porque así lo quieres realmente, tienes mucho ya ganado.

Pero es cierto que, en ocasiones, la motivación para estudiar puede tener altibajos y, en algunos momentos, puedes encontrarte totalmente desmotivado frente a un proceso que iniciaste con todas las ganas del mundo. Estás realmente comprometido con tus estudios, pero hay momentos en los que te cuesta “sentarte” a estudiar.

10 CONSEJOS DE MOTIVACIÓN PARA EL ESTUDIO

Te ayudaremos, con unos cuantos trucos, a recuperar ese impulso inicial que sentiste y a que las sesiones de estudio no se te hagan tan cuesta arriba.

  1. Diseña la sesión de estudio como una carrera por etapas. Márcate un objetivo concreto y asequible en un plazo corto de tiempo; por ejemplo, leer 15 páginas. Tras conseguirlo, prémiate con un pequeño descanso.
  1. Determina el momento de estudiar cuando te sientas más activo. Algunos se despiertan llenos de energía, por lo que estudian por las mañanas. Otras personas se activan más por la tarde o por la noche. Elige el que mejor te va a ti, así ya empiezas con ganas.
  1. No pienses de golpe en “todo” lo que tienes que estudiar. Ve tema a tema para no perder de vista tus pequeños avances entre una montaña de trabajo pendiente. 
  1. Afronta el estudio con curiosidad. ¿Qué aprenderás hoy? ¿qué descubrirás? La curiosidad es el motor fundamental de la motivación para el estudio.
  1. Tómate 5 minutos para preparar todos los materiales que necesitas. Evita interrumpir tu concentración para ir a buscarlos a otro sitio.
  1. Aparta del lugar de estudio aquellas cosas que sabes que te distraerán.
  1. Los días que tengas la motivación para el estudio bajo mínimos, proponte estudiar en serio solamente 10 minutos. Lo difícil es iniciar la acción, una vez lo hagas, lo más probable es que la inercia te impulse a continuar durante más tiempo.
  1. Planifica una actividad de ocio que te apetezca mucho después de la sesión de estudio. Te servirá tanto para motivarte como para recompensarte tras el esfuerzo.
  1. Únete a un grupo de estudio y mantén el compromiso y el contacto. Compartir inquietudes, conclusiones, trucos y avances con otros estudiantes es una motivación complementaria al estudio que, además, te permite disfrutar de las relaciones sociales y mantener una red de apoyo estudiantil.
  1.  Distribuye el esfuerzo de forma inteligente y realista conforme a tu motivación. ¿Hoy estás más motivado? Afronta uno de los temas difíciles. ¿Hoy no tienes muchas ganas? Elige un tema más sencillo o uno de los que más te gusten para compensar.

Finalmente, y aunque parezca algo nimio, recuerda mimarte y acondicionar tu lugar de estudio de forma que te resulte agradable, cómodo y atractivo: haz que sea un lugar en el que quieras pasar un buen rato. Elige tu silla favorita, estrena hoy mismo esa libreta de papel reciclado que compraste, háblale al cactus de tu escritorio. Utiliza cualquier pequeña artimaña que te motive para impulsarte esos días que no consigues encontrar la razón para sentarte y empezar

Pero no olvides nunca el verdadero motivo por el que estudias, tu pasión, las futuras recompensas y los logros que te traerá tu esfuerzo. Tu actitud y nivel de vitalidad son importantísimas para mantener tu motivación para el estudio.

ZES - CTA Post - Infografía activación y motivación

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.