Espacio vitalidad

Activa tu vitalidad con estos ejercicios de flexibilidad

La flexibilidad es la capacidad de una articulación de realizar un movimiento con la máxima amplitud posible. Esta capacidad depende directamente de tu elasticidad muscular -cuánto se agrandan tus músculos y cómo recuperan su posición inicial- y de tu movilidad articular -el grado de movimiento máximo de una articulación-. Si tu cuerpo está sano y flexible mejoras tu postura corporal y tu coordinación y logras que tu vitalidad se mantenga en plena forma.

Los ejercicios de flexibilidad suponen una gran ayuda para trabajar tu elasticidad. Además de confirmarte como una persona activa, te permiten desarrollar esta cualidad con dos métodos bien diferenciados. Las rutinas estáticas se ejecutan con un estiramiento sostenido y sin movimiento. Las dinámicas, en cambio, se basan en la realización de actividades que promueven la movilidad articular.

Recuerda que moverte y hacer deporte tiene numerosos beneficios, ya que, entre otros aspectos, mejorará tu condición física y también tendrá un impacto positivo en tu bienestar mental. Descárgate este ebook para iniciarte en la práctica de ejercicio y potenciar tu vitalidad:

Banner ebook Iníciate en la práctica de ejercicio para potenciar tu vitalidad

Los beneficios de los ejercicios de flexibilidad

Como ya te hemos comentado, los ejercicios de flexibilidad tienen un impacto positivo en tu postura corporal y tu coordinación. Pero, además, este tipo de entrenamiento está asociado a otros beneficios:

  • Amplías el recorrido de tus articulaciones gracias a una mayor extensión de tus ligamentos.
  • Aumentas la capacidad de elongación de los músculos y disminuyes el riesgo de sufrir lesiones.
  • Mejoras tu rendimiento físico. Tus movimientos consumen menos energía, y el incremento de temperatura del tejido muscular favorece la circulación y la absorción de nutrientes, aumentando así la elasticidad alrededor de los tejidos.
  • Retrasas el efecto del envejecimiento en las articulaciones y músculos. 
  • Contribuyes a reducir el riesgo de dolor y tensión en la parte baja de la espalda

Con el paso del tiempo, la elasticidad puede verse reducida si no la trabajas, así que toca ponerse manos a la obra. Sigue leyendo, toma nota y, sobre todo, ¡practica estos ejercicios de flexibilidad 2 o 3 veces por semana! Esta es la fórmula ideal para conseguir que tus articulaciones y músculos se mantengan en un estado óptimo y a tope de vitalidad. ¿Estás preparado? ¡Empezamos!

6 ejercicios para mejorar tu flexibilidad

  1. Movilidad de hombros

Activa tu vitalidad con estos ejercicios de flexibilidad

  • Levanta el brazo derecho y dobla el codo, poniendo la palma de la mano sobre tu espalda.
  • Coloca la otra mano por detrás de la cintura e intenta agarrar las puntas de los dedos de las dos manos.
  • Aguanta unos segundos mientras respiras profundamente y sientes como los músculos se van estirando.
  • A continuación, repite el ejercicio intercambiando la posición de los brazos.
  1. Estiramiento de gemelos e isquiotibiales

  • Siéntate en el suelo y estira las dos piernas formando un ángulo recto delante de ti.
  • Inclina el peso de tu cuerpo hacia adelante e intenta tocarte las puntas de los dedos de los pies con las manos.
  • Mantén un rato esta postura mientras notas la elongación de los músculos.
  • Descansa y repite el ejercicio varias veces.
  1. Estiramiento de tríceps

Activa tu vitalidad con estos ejercicios de flexibilidad

  • Levanta el brazo derecho y dobla el codo, poniendo la palma de la mano sobre tu espalda.
  • Una vez te hayas colocado en la posición adecuada, utiliza la otra mano para hacer un poco de fuerza sobre el codo.
  • Aguanta unos segundos y cambia de brazo.
  1. Estiramientos de cuádriceps

  • Estando de pie, dobla tu pierna derecha y coloca el talón tocando el glúteo. 
  • Ayúdate de la mano para coger el pie y aplicar algo de fuerza, asegurándote de que se produce el estiramiento.
  • Aguanta 30 segundos y cambia de pierna.
  1. Zancada con rotación

Activa tu vitalidad con estos ejercicios de flexibilidad

  • Realiza una zancada tradicional con la pierna derecha y coloca la rodilla formando un ángulo de 90 grados respecto al suelo.
  • Pon las manos en la cintura.
  • Gira el torso ligeramente hacia el lado de la pierna delantera y aguanta unos segundos.
  • Cambia de pierna para realizar el ejercicio hacia el otro lado.
  1. Movilidad de cadera

  • Estírate en el suelo con los pies juntos y las dos rodillas flexionadas.
  • Trata de mantener los hombros planos y lo más relajados posible.
  • Lentamente, baja una rodilla hacia un lado, lo más lejos que puedas. Eso sí, ¡no muevas los pies del suelo!
  • Mantén la posición durante 15 segundos y vuelve a incorporar lentamente hasta que recupere su estado original.
  • Repite el mismo movimiento varias veces.
  • A continuación, realízalo con la rodilla contraria.

 

Ahora ya tienes una lista de ejercicios de flexibilidad, y te toca practicarlos con regularidad para reforzar la elasticidad de tu cuerpo. Tómatelo con calma para reducir el riesgo de lesiones, y comprobarás cómo, poco a poco, vas notando tus progresos. ¡Tu recompensa llegará con un chute de vitalidad! Si quieres descubrir más propuestas para la práctica de ejercicio físico, regístrate en Espacio Vitalidad y encuentra más recursos para mantenerte en plena forma.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.