Espacio vitalidad

Conoce los beneficios de la natación y empápate de vitalidad

La natación es uno de los deportes estrella del verano… ¡pero te llenará de vitalidad durante todo el año! Sea en piscina cubierta, en exteriores o en el mar, darse un chapuzón merece la pena. Muchos especialistas la consideran uno de los ejercicios físicos más completos que existen, ya que te permite trabajar la musculatura y potenciar fuerza, resistencia y flexibilidad. ¿A qué estás esperando? Ponte el bañador y prepárate para conocer los beneficios de la natación.

Una de las mayores ventajas de esta actividad es que es apta para todas las edades. Nunca es tarde para aprender a nadar, y debido a que se practica en el medio acuático, el riesgo de lesiones es muy bajo. Por si fuera poco, tú regulas la exigencia. Decide si quieres hacer unos largos con calma dos o tres veces por semana o si prefieres tomártelo un poco más en serio.

Pongas donde pongas tu listón, recuerda que moverte y hacer deporte tiene numerosos beneficios, ya que, entre otros aspectos, mejorará tu condición física y también tendrá un impacto positivo en tu bienestar mental. Descárgate este ebook para iniciarte en la práctica de ejercicio y potenciar tu vitalidad:

Banner ebook Iníciate en la práctica de ejercicio para potenciar tu vitalidad

Si hace tiempo que no nadas o estás pensando en estrenarte, lo mejor es que te dejes asesorar por un profesional. En las primeras sesiones te ayudará a mantener la posición correcta, a respirar de forma adecuada y a encontrar los estilos que mejor se ajustan a tus posibilidades. Empieza por modalidades más sencillas como el crol o la braza, y avanza hasta desafíos mayores como la espalda o la mariposa. No te olvides que cualquiera de ellos te permitirá aprovechar todos los beneficios de la natación. ¡Sigue leyendo y toma nota!

6 interesantes beneficios de la natación

1. Incrementa tu fuerza y tu elasticidad

Cuando nadas estás ejercitando la mayoría de los grupos musculares del cuerpo, tanto del tren superior como del inferior, además de tronco y cabeza. Eso te permitirá trabajar la flexibilidad de tus articulaciones a la vez que tonificas y fortaleces tus músculos.

2. Mejora tu coordinación

Profesores y profesoras harán hincapié en que domines este aspecto, que es esencial. Cuando nadas, debes prestar atención al movimiento de brazos y piernas, además de concentrarte en respirar y flotar. La necesidad de llevar a cabo varios procesos de forma simultánea hará que desarrolles una habilidad tan útil como la coordinación.

3. Potencia los sistemas respiratorio y cardiovascular

Aprender a respirar correctamente en el agua es determinante. Cuando lo consigas, verás que tus resultados mejoran considerablemente, ya que se habrá ampliado tu capacidad pulmonar. Tu corazón también agradecerá las sesiones de natación, ya que mejorará tu circulación, disminuirá la frecuencia cardíaca y se regulará tu presión arterial. Al fortalecer estos dos sistemas, notarás que poco a poco vas ganando resistencia.

4. Te ayuda a regular tu peso

La natación es un ejercicio aeróbico, es decir, que tu cuerpo necesita oxígeno para quemar hidratos y grasas y así conseguir energía. Cuanto mayor sea la intensidad, mayor será el consumo, pero en general, suele rondar las 500-600 calorías por hora. Con este gasto energético, te será más fácil regular tu peso y mantenerte en unos parámetros saludables.

5. Mejora tu rendimiento y tu bienestar psicológico

Uno de los beneficios de la natación menos conocido es que te permitirá reducir el estrés. El ejercicio y el agua tienen cosas en común, y es que además de contribuir a tu bienestar físico, también lo hacen al mental. Además, nadar incrementa la aportación de oxígeno al cerebro y activa sus dos hemisferios, facilitando una gran cantidad de conexiones neuronales. Estos procesos mejorarán tus capacidades cognitivas, como la concentración, la coordinación o la memoria.

6. Bajo impacto en huesos y articulaciones

Como ya te hemos comentado, puedes sacarle el máximo partido a la natación con un desgaste físico mínimo. Aunque en ocasiones parezca que te cansas más, el esfuerzo tiene su recompensa. El impacto del agua en tus huesos y articulaciones es mucho menor al que producen las superficies duras en las que realizas cualquier otra actividad deportiva. Así, disminuye notablemente el riesgo de padecer molestias o lesiones.

 

Ahora que ya conoces todos los beneficios de la natación, puedes darle un impulso a tu vitalidad en la piscina o en el mar. Esta es una actividad ideal para el verano, pero recuerda que en invierno es igualmente apetecible. Si empiezas a practicarla y le coges el “gustillo”, ¡ya no podrás parar! Regístrate en Espacio Vitalidad si quieres encontrar más propuestas para mantenerte en forma practicando el ejercicio que más te motive.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.