Espacio vitalidad

RESPIRA MEJOR PARA MEJORAR TU VITALIDAD Y BIENESTAR GENERAL

¿Eres consciente de cómo respiras? Muchas personas no respiran bien, pero no lo saben porque la respiración es un proceso automático. Te explicamos en qué consiste una respiración completa y eficaz que lleve todo el oxígeno que el cuerpo necesita a todos sus rincones. Respira mejor con estos ejercicios prácticos y conoce los beneficios de una buena técnica respiratoria para tu vitalidad.

ZES - CTA Text - Infografía activación y motivación

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE UNA BUENA RESPIRACIÓN?

Respirar profundamente y de forma eficaz tiene grandes beneficios para tu salud y tu vitalidad. La respiración está conectada de forma automática al nivel de activación del sistema nervioso parasimpático. Esta parte del sistema nervioso controla diferentes sistemas del cuerpo de forma autónoma en situaciones de reposo o relajación:

  • Ralentiza la circulación de la sangre y el ritmo cardíaco.
  • Reduce la frecuencia respiratoria y regula la oxigenación.
  • Activa el aparato digestivo, la función de los riñones y de los órganos reproductores.
  • Regula el metabolismo e influye en la producción de ciertas hormonas.

Como ves, todas estas funciones las realiza tu cuerpo cuando estás tranquilo, relajado o en reposo. Su contrapartida o sistema complementario, el sistema nervioso simpático, produce la activación fisiológica de la que hemos hablado en otros artículos en situaciones de estrés o ansiedad, cuando el cuerpo debe prepararse para dar una respuesta.

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE RESPIRAR MAL?

Todo esto es importante para comprender cómo la respiración afecta a las funciones de tu cuerpo que son reguladas automáticamente. Una respiración agitada o superficial le indica al cerebro que no es momento de relajarse ni de reposar, aunque sea de forma inconsciente:

  • Impide que se desarrolle correctamente la función digestiva.
  • Obstaculiza la filtración de la sangre en los riñones y dificulta la excreción de toxinas por la orina.
  • También puede afectar al sueño y a la libido.

Por eso es tan importante el control consciente de la respiración en aquellos casos en que envías un mensaje contradictorio a la mente través de una mala respiración.

RESPIRA MEJOR: 2 EJERCICIOS PRÁCTICOS

  1. La respiración completa o profunda

Respira mejor con este ejercicio de respiración completa. Lo realizarás paso por paso, contando mentalmente 8 segundos como te indicamos a continuación:

  1. Túmbate o reclínate cómodamente.
  2. Coloca los brazos a ambos lados, en reposo, y no cruces las piernas.
  3. Inspira por la nariz, manteniendo la boca cerrada, de forma lenta y constante.
  4. Imagina que el aire entra primero hasta “el fondo”, es decir, hasta la boca del estómago (segundos 1 y 2).
  5. Observa cómo se eleva el abdomen.
  6. Intenta mantener el pecho quieto, evitando que suba en estos dos primeros segundos.
  7. Sin dejar de inspirar, ahora imagina que el aire va hacia los lados, hacia la parte interna de tus costillas, y observa cómo se abre ligeramente el pecho (segundos 3 y 4).
  8. Imagina que llenas de aire el hueco que aún queda en la parte superior, justo bajo tus clavículas (segundos 5 y 6). Observa cómo se elevan.
  9. Aguanta el aire dentro de los pulmones 2 segundos más (segundos 7 y 8).
  10. Suelta el aire lentamente por la boca, mientras cuentas hacia atrás de 8 a 0. Imagina que va saliendo en orden inverso a como ha entrado: clavículas – costillas – abdomen.
  1. La respiración controlada

Las personas respiramos un promedio de 12-16 veces por minuto. Esta técnica respiratoria pretende enseñarte a respirar de forma más lenta, reduciendo el ritmo a 8-12 respiraciones por minuto. Esta respiración es muy útil cuando preveas que vas a tener que lidiar con una situación de presión, de estrés o afrontar algún miedo.

  1. Siéntate con los ojos cerrados y una mano sobre tu abdomen.
  2. Intenta llevar el aire hasta la zona final de los pulmones (justo bajo tu mano), sin coger mucha cantidad.
  3. El abdomen se elevará con cada inspiración y bajará con cada espiración.
  4. Para mantener el ritmo, cuenta de 1 a 3 (inspiración), de 1 a 3 (espiración), y 1 para la pausa.
  5. Si te resulta más cómodo hacer la pausa después de inspirar (inspiración-pausa-espiración), también es correcto. 

Tomar conciencia de tu forma de respirar es importante para detectar cuándo no estás respirando bien. La respiración conecta el cuerpo y la mente de forma inconsciente, pero con la práctica diaria conseguirás mejorar tu técnica. Respira mejor para llenarte de vitalidad.

ZES - CTA Post - ebook actitud, motivación y resiliencia

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.