Espacio vitalidad

Qué es el sueño polifásico y todo lo que te puede aportar

Tal y como refleja su nombre, el sueño polifásico consiste en repartir las horas de sueño en diferentes fases del día en vez de concentrarlas durante la noche. Los defensores de este método consideran que destinamos demasiadas horas seguidas a descansar, lo que nos priva de aprovechar mejor la jornada para realizar otro tipo de actividades.

El principal argumento a favor de esta teoría es que el sueño polifásico fomenta los periodos en que nos encontramos en la fase REM, que es el ciclo del sueño en que nuestro organismo intensifica su actividad reparadora. Las fases del sueño se completan en alrededor de 20 o 30 minutos y se van repitiendo durante la noche. Así, bastaría con repartirlas de una forma más funcional para mantener en plena forma nuestra vitalidad.

Pese a que la mayoría de las personas apuesta por un tipo de descanso convencional, el debate se encuentra abierto. Existen personalidades notables en la historia de la humanidad que practicaban el sueño polifásico. Leonardo da Vinci, Nikola Tesla o Franz Kafka están entre quienes lo consideraban una forma ideal de sacar el máximo partido a sus dones.

Sea cual sea tu elección, recuerda consultar este ebook para saber más sobre la importancia de un sueño saludable y su influencia en tu vitalidad. En él descubrirás todos los aspectos a tener en cuenta para despertarte cada día con las pilas cargadas y preparado para enfrentarte a cualquier desafío.

Banner ebook La importancia de un sueño saludable

¿Cómo podemos organizar un sueño polifásico? 

Las investigaciones y experimentos sobre el sueño polifásico se desarrollado durante años, lo que ha dado lugar a varios patrones para organizar el descanso. Más allá del tradicional, actualmente existen otras cuatro alternativas, cada una con pros y contras y con diferentes enfoques sobre el tiempo y el momento que hay que dedicar a dormir durante el día:

  • Método bifásico: Consiste en dormir cuatro horas por la noche y destinar 90 minutos durante el día a una siesta. Este sistema es posiblemente el menos radical, ya que permite acumular entre 5 y 6 horas de sueño en una jornada.
  • Método Everyman: Se basa en dormir menos por la noche, 3 horas, y repartir durante el día 3 descansos de 20 o 30 minutos. En este caso, se duermen cerca de 4 horas diarias.
  • Método Uberman: La tercera fórmula es aún más exigente, ya que el descanso se reparte únicamente en periodos de 20 minutos cada 4 horas. Esto suma únicamente 2 horas de sueño al día.
  • Método Dymaxion: Existe una cuarta organización del sueño, la más complicada de realizar por su exigencia, con siestas de 30 minutos cada 6 horas. Con esta modalidad también se acaba durmiendo 2 horas diarias.

Beneficios y aplicaciones del sueño polifásico

Si es la primera vez que oyes hablar del sueño polifásico, quizá te cueste entender cuáles son sus beneficios. Los expertos y la mayoría de los estudios coinciden en recomendar entre 7 y 9 horas de sueño nocturno como una de las claves para mantener una vida saludable. Además, el ritmo de vida y la organización de horarios estándar han sido concebidos alrededor de este principio.

Lo que está comprobado en cualquiera de los casos es que una mala higiene del sueño puede tener consecuencias negativas para tu cuerpo y hacer que tu vitalidad se resienta. Si no inviertes en encontrar el tiempo y el espacio adecuados para recuperar fuerzas, puedes sufrir problemas como falta de atención, dificultades de aprendizaje y, en general, un menor rendimiento en tus actividades cotidianas.

Qué es el sueño polifásico y qué te puede aportar

Sin embargo, también es cierto que, si bien existe consenso sobre los patrones de sueño recomendados, aspectos como la edad o el trabajo que realizas pueden determinar cuánto necesita tu cuerpo para recargar las pilas. Probablemente, además de tus propias experiencias, conozcas a personas de todos los tipos. Las que dedican muchas horas a dormir, otras que con pocas horas son capaces de estar despejadas y otras que prefieren hacer pequeños “resets” a lo largo del día.

El sueño polifásico puede ser de gran utilidad en función de la profesión o las obligaciones de quien lo practica. ¡No solo los estudiantes lo contemplan como una oportunidad interesante en época de exámenes! Los médicos, cuando deben hacer guardia, los pilotos de avión o los capitanes de barco son otros ejemplos comunes. En general, se trata de profesionales que deben romper con los ciclos de sueño convencionales porque tienen que pasar muchas horas despiertos en horarios poco habituales.

 

Si decides probar el sueño polifásico, apunta estos consejos extra. Es importante que te vayas adaptando poco a poco y que no te la juegues con cambios radicales. Empieza con pruebas menos exigentes y ve aumentando la dificultad para ver la respuesta de tu organismo. Y si te cuesta y te sientes con menos energía, no fuerces y recupera tu horario de descanso habitual. La clave es que puedas mantener una vida llena de vitalidad. Regístrate en Espacio Vitalidad y descubre más sobre alimentación, ejercicio físico o cómo dormir mejor.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.