Espacio vitalidad

¿LAS RELACIONES A DISTANCIA SON REALMENTE POSIBLES?

Uno de los factores más determinantes que ayuda a mantener las relaciones personales es el contacto frecuente. Pero cuando el contacto cara a cara no es posible, ¿cómo puedes mantener relaciones a distancia? Hablaremos de las principales dificultades de las relaciones a distancia y cómo afrontarlas para conservar esas relaciones que realmente te enriquecen y potencian tu vitalidad, aunque no estén próximas en el espacio.

ZES - CTA Text - ebook relaciones

RELACIONES A DISTANCIA: PRINCIPALES RETOS

Las relaciones a distancia presentan un desafío emocional y psicológico importante. La frustración, la melancolía y la falta de contacto físico frecuente pueden enturbiar fácilmente el sentimiento de amor que ha surgido inicialmente.

  • Celos y falta de confianza

Algunas personas son más vulnerables que otras a este sentimiento tan invasivo. El hecho de desconocer lo que hace la otra persona o con quién se relaciona puede suponer un obstáculo en el caso que uno de los dos comience a obsesionarse. El amor puede llegar de repente, pero la confianza en la pareja es algo que se construye poco a poco, mediante el hecho de relacionarse y compartir tiempo juntos.

  • Sensación de incertidumbre

En el momento en que te enamoraste de esa persona no pensaste que la distancia sería un problema, pero ahora comienzan a aparecer las dudas. ¿Cuánto tiempo aguantarás así? ¿Es demasiado pronto para plantear una mudanza? ¿Realmente uno de los dos está dispuesto a dejarlo todo atrás o viviremos separados eternamente?

  • Dificultad de planificación y compromiso a largo plazo

La distancia en sí misma es una de las dudas que te pueden surgir. Si crees que la relación no durará precisamente por la distancia o por sus complicaciones, tendrás menos inclinación a comprometerte de verdad. Por tanto, estarás menos dispuesto a “sacrificar” ciertos aspectos de tu vida en pro de algo que, por muy hermoso que sea, no crees que tenga futuro real.

  • Monotonía del contacto virtual

Sentimos pinchar la burbuja, pero no hay nada que sustituya al cariño que transmite el contacto físico y el mirarse a los ojos para generar intimidad entre dos personas. El contacto directo en una relación a distancia por lo general es intermitente. El contacto virtual en las relaciones a distancia puede suplir por un tiempo esta necesidad, pero termina reduciéndose a conversaciones telefónicas o videollamadas. Están muy bien para mantener la relación entre los encuentros, pero sin el contacto directo es muy difícil que los sentimientos lleguen a la profundidad necesaria para generar amor y compromiso de pareja genuinos.

  • Culpabilización

Con los dos problemas anteriores el sentimiento de culpa aparece sin remedio. Crees que podrías esforzarte más en planificar los contactos para que sean “algo especial”, o tal vez culpas a tu pareja por no intentar que os veáis más. Además, si algo sale mal en uno de los tan ansiados reencuentros, os afectará más porque literalmente, no podéis arreglarlo quedando al día siguiente. Esta presión por hacer que las citas sean perfectas o el hecho de comparar el sacrificio que cada uno hace por los viajes pueden fácilmente hacer tambalear el amor.

¿CÓMO TENER ÉXITO EN UNA RELACIÓN A DISTANCIA?

  • Planificad las máximas oportunidades de contacto directo posibles.
  • Utilizad ese tiempo para estar juntos, pero no siempre los dos solos. El desconocimiento mutuo de vuestros círculos sociales puede generar celos, desconfianza o caer en la monotonía fruto de que las citas siempre sean iguales.
  • Cuando estéis juntos, centraos en disfrutar mutuamente. Intentad pensar lo menos posible en el momento de la despedida. La anticipación de la separación os puede hacer sufrir cuando el otro aún está ahí.
  • Tomaos la distancia como parte de la relación, porque si intentáis “compensarla” haciendo las citas perfectas os impondréis demasiada exigencia y dejaréis de disfrutar de vuestra compañía.
  • Basad la relación en la esperanza firme y real de que la distancia es temporal. Así lograréis comprometeros sinceramente.
  • Tened en mente que, al final, uno de los dos (o ambos) deberá moverse. La reunión final es necesaria. La separación permanente terminará por diluir los sentimientos de amor e intimidad necesarios en la pareja.

Las relaciones a distancia pueden suponer un gran reto para la pareja. Si no hay una voluntad real de reunirse, este reto puede convertirse en un sufrimiento muy difícil de sobrellevar. Tu vitalidad y la de tu pareja pueden sobrevivir un tiempo en la distancia, desde la confianza y el pensamiento positivo, pero teniendo siempre presente que será algo temporal.

ZES - CTA Post - eBook relaciones

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.