Espacio vitalidad

Consejos para personas altamente sensibles

El término alta sensibilidad o PAS se asocia a aquellas personas altamente sensibles, que cuentan con este rasgo de su personalidad debido a que su sistema nervioso es más activo que la media. Algunos estudios concluyen que hasta un 20% de la población podría llegar a considerarse como altamente sensible.

Si te identificas con esta situación, debes saber que el PAS no es un trastorno, ni una patología, es simplemente una característica distintiva. Ser altamente sensible no tiene que impedirte poder vivir la vida a tope de vitalidad. De lo que se trata es de conocerte bien y que puedas aprender a encauzar correctamente el efecto que produce en ti el exceso de la información que recibes, para que puedas gestionar tus emociones de la mejor manera posible.

Hay que tener muy presente que una persona altamente sensible tiene un gran potencial, ya que acostumbra a ser muy creativa y a mostrar una alta sensibilidad ante las creaciones artísticas como la música, el arte o la literatura y está dotada con una gran capacidad de empatía y facilidad para la escucha activa. 

Por otro lado, hay que tener en cuenta que las personas PAS pueden llegar a vivir algunas situaciones con un cierto grado de angustia y pueden no acabar de entender el motivo por el cual hay cosas que les afectan en exceso. También suelen tener la necesidad de caer bien o agradar a los demás y ser extremadamente detallistas y perfeccionistas.

Consejos para personas altamente sensibles

¿Qué define a las personas altamente sensibles?

  • Procesan la información que reciben con intensidad, reflexionan mucho y suelen darle muchas vueltas a las cosas.
  • La sensibilidad de su sistema neurosensorial puede provocar que, si reciben mucha información, se saturen y se sientan sobreestimuladas.
  • Se emocionan con facilidad ante determinadas situaciones y sensaciones, ya sean positivas o negativas.
  • La elevada sensibilidad afecta a los cinco sentidos, con lo pueden llegar a desarrollar una gran susceptibilidad a olores, ruidos o luces.

¿Te suena? Si algunas de las características que hemos descrito te resultan familiares, te interesa lo que vamos a explicarte a continuación. Toma nota de estos consejos que pueden ayudarte a gestionar la alta sensibilidad y a vivir con ella con la máxima naturalidad.

5 consejos para gestionar la alta sensibilidad

  1. Ser consciente y aceptarla

Es el punto de partida y, posiblemente, lo más importante. Debes aceptar este rasgo de tu personalidad para aprender a convivir con él e intentar extraer todas las cosas positivas que comporta.

  1. Conectar con tu interior

Consejos para personas altamente sensibles

Escucha a tu interior, conecta contigo mismo e investiga profundamente cómo te afecta ser tan sensible. Identifica aquellas situaciones que no te resultan agradables y el por qué. Estar alerta puede ayudarte a evitarlas o a anticiparlas, con lo que estarás mejor preparado para afrontarlas.

  1. Práctica hábitos saludables

Mantente en forma mediante la práctica de actividades físicas, trabaja la respiración con técnicas de meditación y entra en contacto con la naturaleza. Encuentra aquellas actividades que te aporten más bienestar y que te relajen, la combinación ideal para gestionar tu alta sensibilidad.

  1. Conoce a otras personas altamente sensibles

Intenta descubrir personas de tu alrededor que pueden tener el mismo rasgo de personalidad. Ellas sabrán entenderte y podrás intercambiar y compartir experiencias muy valiosas para afrontar determinadas situaciones.

  1. Busca tus propios espacios

Consejos para personas altamente sensibles

Busca tu propio espacio durante algún momento del día para hacer aquellas cosas que te gustan. Es tu “momento” para estar a solas contigo mismo. Encuentra un lugar cómodo y dedícate simplemente a escuchar música o leer, escribir, pintar, meditar… Alguna actividad que te aporte bienestar y que te permita abstraerte de todo lo demás.

 

Ahora ya sabes que es el PAS y cómo puede llegar a afectar a las personas que cuentan con este rasgo en su personalidad. Tal y como te hemos explicado, la alta sensibilidad puede generar cosas muy positivas, pero es muy importante aprender a convivir con esta situación con la máxima naturalidad y que desarrolles las herramientas adecuadas para gestionarla. Si lo consigues, ¡todo te resultará mucho más fácil! Te animamos a que te registres en Espacio Vitalidad y que busques contenidos relacionados con la gestión de las emociones, técnicas de meditación o ideas para realizar planes al aire libre. Seguro que estas propuestas te serán de gran utilidad.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.