Espacio vitalidad

TU ACTITUD ANTE LA VIDA MARCARÁ TUS EXPERIENCIAS Y TU BIENESTAR INTERIOR

La actitud ante la vida es algo que marca tus experiencias desde el interior. Es tan importante que merece la pena dedicarle un tiempo de reflexión. Te explicamos cuáles son, a grandes rasgos, las principales actitudes ante la vida que se pueden observar en las personas, cuáles son las más beneficiosas y las que más felicidad te pueden aportar. Así podrás decidir cómo quieres afrontar tu vida para sentirte bien contigo mismo y disfrutar de todas las experiencias con vitalidad.

ZES - CTA Text - ebook activacion, motivacion y resiliencia

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA ACTITUD ANTE LA VIDA?

“La actitud lo es todo” es una frase archiconocida, pero ¿qué significa realmente? La actitud es tu disposición y tu ánimo al afrontar determinadas situaciones o experiencias. Cuando se habla de actitud ante la vida, lo que realmente se quiere enfatizar es tu actitud general, tu espíritu de superación, tu visión general de lo que la vida te ofrece y lo que puedes obtener de ella.

La actitud influye en gran medida sobre cómo actúas, pero también sobre qué emociones experimentas al hacerlo. También es selectiva sobre tu atención, es decir, determina a qué prestas atención y qué ignoras.

Una actitud negativa ante lo que la vida tiene que ofrecerte provoca que te centres en lo malo y que lo bueno te pase de largo sin que sepas apreciarlo. No hay peor manera de perder una oportunidad que por culpa de tu actitud.

Una actitud positiva ante la vida es clave para disfrutar de ella. Tu actitud determina qué tipo de pensamientos tendrás sobre los sucesos que experimentas y cómo actuarás ante ellos. Por tanto, también forma parte de los factores que modulan la motivación.

¿QUÉ ACTITUD ANTE LA VIDA PREDOMINA EN TI?

ACTITUDES POSITIVAS:

  • Optimismo realista. Esta actitud ante la vida se caracteriza por la esperanza y la ilusión. Si ante una situación tu pensamiento se enfoca en lo bueno que puede traer este cambio, esta actitud es la tuya.
  • Actitud luchadora, proactiva o asertiva. El dinamismo y la energía están muy presentes en todo lo que haces. Enfocas tu mente en la oportunidad que supone el cambio y te cuesta poco pasar a la acción. Tienes motivación, compromiso y seguridad de que tu esfuerzo es la clave para avanzar.
  • Actitud prosocial, integradora o altruista. Tu actitud ante la vida en la esfera social se centra en tener en cuenta a las otras personas. Eres considerado, muestras respeto y ganas de colaborar con los demás. Tus relaciones se caracterizan por ser sinceras y te esfuerzas por que las demás personas se sientan bien. Te alegras por ello.
  • Flexibilidad. Estás dispuesto a adaptarte a las circunstancias cambiantes, pones en práctica tu resiliencia y creatividad. Sabes que hay que valorar cada situación sin aferrarse a unas normas inamovibles. La vida es evolución.

ACTITUDES NEGATIVAS:

  • Actitud pasiva, pesimista o resignación. Tu visión de la realidad es tan negativa que únicamente actúas para evitar el daño que estás seguro de sufrir. Te falta iniciativa, por lo que acabas dejándote llevar por las decisiones de otros. No llevas las riendas de tu vida.
  • Actitud antisocial, manipuladora o agresiva. Estás centrado en tu propio beneficio personal y no te preocupa en exceso si tus acciones perjudican a alguien. Defiendes agresivamente tus derechos y opiniones. En tus relaciones prima el coste-beneficio. Si es necesario, utilizas a otras personas para lograr lo que quieres.
  • Inflexibilidad. No dejas espacio a negociar ni a cambiar tu manera de actuar, aunque esta no dé resultado. Te empeñas en mantener una posición inmóvil y te aferras al pasado. Terminas quedándote atrás. Los cambios te asustan o te hacen sentir mal.
  • Actitud hiperemocional o reactiva. Tu comportamiento depende demasiado de tus emociones, de la situación o de las opiniones de otras personas. Sueles sentir que no tienes control sobre lo que sientes y te arrepientes de tus reacciones sin pensar. Te falta autonomía y sueles conformarte.

Si en general visualizas en positivo, favorecerás que tu mente interprete de manera positiva las situaciones. Por el contrario, si te centras en la queja, el victimismo y das muy poca importancia a los aspectos positivos de las experiencias, tu actitud es negativa. Una actitud positiva ante la vida te aportará muchas cosas buenas, así como la disposición mental para valorarlas y disfrutarlas.

ZES - CTA Post - Infografía activación y motivación

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.