Espacio vitalidad

¿BUSCAS TU MOTIVACIÓN PARA CORRER? ALGUNOS CONSEJOS PARA DESARROLLARLA

Partimos de la base de que la motivación para correr tiene que ser sincera y debes tomarte en serio el hacer ejercicio de forma regular. A partir de aquí repasamos algunas de las situaciones que pueden afectar a la motivación, te damos algunas claves para superarlas y otras ideas que te ayudarán a mantener la constancia, que es la clave del éxito para entrenar tu vitalidad.

ZES - CTA Text - ebook activacion, motivacion y resiliencia

LA MOTIVACIÓN PARA CORRER

¿Te cuesta salir a correr? ¿Te tienta el sofá después de un día ajetreado? ¿Utilizas la falta de tiempo como excusa para saltarte tu sesión de entrenamiento? Entonces es que has olvidado el verdadero motivo por el que quieres correr. 

Tal vez correr no sea lo tuyo. Plantéate probar otros deportes y actividades hasta que encuentres tu pasión. Si lo haces, y al final echas de menos correr, entonces lo sabrás. Potencia tus rasgos más afines con la motivación para correr: sé perseverante, respeta tu compromiso, confía en ti mismo y en que tu esfuerzo te llevará tan lejos como quieras llegar.

La motivación es aquello que te impulsa desde el interior. Si realmente quieres algo, sencillamente lo haces, porque está en la parte alta de tu lista de prioridades. Recuerda tus motivos, tus objetivos:

  • Mantenerte sano y vital.
  • Estar en forma.
  • Disfrutar de la actividad.
  • Tener un momento para ti.
  • Cuidar tu salud.
  • Superarte mediante el esfuerzo.

LO QUE SÍ APORTA MOTIVACIÓN PARA CORRER

  • Plantearse objetivos claramente definidos. Por ejemplo, “mañana correré 5 km, desde mi casa hasta X lugar y volver”, planea el recorrido y determina una hora de salida inamovible, como si fuera una cita importante. 
  • Objetivos sean realistas y asequibles para tu nivel. Si llevas un tiempo sin entrenar, rebaja un poco tu autoexigencia para no empezar con mal pie y arriesgarte a sufrir una lesión.
  • Planificar tus avances de forma progresiva. Ello crea expectativas realistas. No pienses que en una semana de entrenamiento podrás correr un maratón. Ve paso a paso, escalón a escalón y valora tus progresos aunque sean pequeños. 
  • Valorar tu capacidad de perseverancia. Por ejemplo, si no te has saltado ningún entrenamiento durante un periodo largo de tiempo, te animamos a que te premies por ese importante logro.

LO QUE NO TE AYUDA A MOTIVARTE

  • El estilo de pensamiento absoluto o dicotómico. Si un día no puedes salir no pasa nada, no caigas en el pensamiento radical de tipo blanco-negro. Comprométete a no fallar dos sesiones seguidas y cumple con las promesas que te hagas a ti mismo. No te decepciones.
  • Compararte con otros corredores que no están a tu nivel. Las comparaciones demasiado descompensadas generan frustración más que motivación. Es mejor que utilices esas figuras como modelo y objeto de admiración y motivación que de comparación.
  • Obsesionarse con un récord personal de tiempo o distancia. Elige la forma de medir tu progreso que más te motive. Por ejemplo, hay personas que entrenan para participar en carreras de 5 km. Les motivará comprobar que pueden correr esa distancia. Si en tu caso no te importa tanto la distancia como cumplir tus 40 minutos diarios de running, lo mejor es que olvides medir tu objetivo por la distancia recorrida.

ANTICIPA PUNTOS DE APOYO PARA LOS BAJONES DE MOTIVACIÓN

  • Ten aliados contra la pereza:
    • Comprométete a correr con otras personas como actividad en grupo.
    • Mantén el contacto con otros corredores y compartid vuestros trucos y avances. Su motivación puede contagiarte en momentos críticos.
  • Varía el recorrido cada cierto tiempo para no caer en la monotonía.
  • Visualízate habiendo alcanzado la meta. Recuerda los motivos por los que quieres lograrla.
  • Asocia el ejercicio a otra actividad que te guste:
    • Puedes crear una playlist de canciones motivadoras personalizada.
    • Utiliza la carrera como excusa para descubrir rincones de tu ciudad. 

Finalmente, recuerda el ingrediente mágico de la motivación para correr: no olvides poner tu atención en lo que está ocurriendo. Si de verdad te gusta correr, disfruta de la carrera, respira hondo, céntrate en lo que estás haciendo y en lo feliz que te hace sentir, nota cómo tu cuerpo se fortalece y la euforia te inunda al conseguir tu objetivo. Esa será tu mayor motivación.

ZES - CTA Post - Infografía activación y motivación

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.