Espacio vitalidad

Rompe el hielo con estos consejos para iniciar una conversación

La comunicación forma parte de la esencia del ser humano, y aunque una cuestión tan simple como iniciar una conversación con personas que desconoces o con las que no tienes demasiada confianza pueda resultarte un reto, te aportará muchas cosas positivas y reforzará tu vitalidad.

A veces, “romper el hielo” para iniciar una conversación, ya sea de ámbito personal o profesional, puede costarte un poco y es posible que no sepas muy bien por dónde empezar. Hay personas más extrovertidas a las cuales, de manera natural, les resulta muy fácil tener soltura en este asunto. Pero también puede suceder que los nervios o la timidez puedan jugarte una mala pasada y que te cueste un poco más dar ese primer paso para empezar a hablar.

Con recomendaciones como las que encontrarás a continuación o como las de nuestra experta Teresa Baró, estarás un poco más cerca de olvidar tus preocupaciones, por lo que no te olvides de consultar el vídeo de consejos para los tímidos en su relación con los demás.

En cualquier caso, debes tener claro que conectar con la gente e iniciar una primera conversación es una habilidad que puedes aprender. No se trata de que estudies un guion hasta el mínimo detalle, ya que podrías perder naturalidad, pero sí de que tengas en cuenta algunos “truquillos” que te ayuden a que el diálogo fluya desde el primer momento. Lo más importante es que tengas ganas de expresarte, y si realmente tienes interés, con un poco de esfuerzo la comunicación surgirá por sí misma y sin que te suponga tantas dificultades.

Toma nota de estos 8 consejos que te explicamos a continuación. Seguro que, si eres de aquellos a los que les cuesta soltarse e iniciar una conversación, estas herramientas ayudarán a que te resulte un poco más fácil.

Las técnicas más simples para iniciar una conversación

  1. Muéstrate tal como eres

Ante todo, sonríe, relájate y muéstrate tal como eres. Evita aparentar y no sobreactúes. Iniciar una conversación no es ningún examen, lo que persigues es disfrutar de la comunicación y conocer mejor a la otra persona. Y, para ello, nada mejor que hacerlo siendo natural.

  1. Encuentra coincidencias 

Rompe el hielo con estos consejos para iniciar una conversación

Un conocido en común o una afición compartida es algo que nunca falla a la hora de empezar a intercambiar impresiones y, por regla general, una garantía de que la comunicación fluirá sin demasiado esfuerzo.

  1. Interésate por tu interlocutor

Si, por el contrario, no cuentas con referencias sobre los gustos o aficiones de la otra persona, opta por dar los primeros pasos con algún tema más recurrente. Empieza por interesarte por su trabajo, su familia o por alguno de sus hobbies.

  1. Evita las preguntas que se respondan con monosílabos

Si lo que pretendes es “romper el hielo”, debes intentar que el diálogo fluya desde el primer instante. Iniciar una conversación formulando una pregunta puede ser un buen gancho, pero si optas por ello, prueba a plantear cuestiones abiertas que puedan dar pie a que la otra persona no pueda responderlas con simples monosílabos.

  1. Crea un clima de confianza

Muestra interés desde el primer momento por lo que pueda contarte la otra persona. Deja que hable, escúchala con atención y que se explique sin interrumpirla. De esta manera contribuirás a que tu interlocutor se sienta cómodo y a gusto con la conversación.

  1. Comparte anécdotas

Las anécdotas acostumbran a enriquecer cualquier diálogo. Si tu interlocutor menciona situaciones que te resultan familiares o que también has vivido, no dudes en compartir tu experiencia, ya que te ayudará a crear un clima de cercanía.

  1. Alimenta su autoestima. 

Si desde el primer momento haces sentir bien a la persona con la que hablas, todo será más sencillo. Si tienes la oportunidad, no dudes en valorar alguna de sus virtudes o destacar algo que te llame positivamente la atención de la otra persona.

  1. ¡Practica! 

Rompe el hielo con estos consejos para iniciar una conversación

Seguro que a lo largo de un día te encuentras con múltiples situaciones que resultan susceptibles de iniciar una conversación. Un vecino con el que te cruzas habitualmente o una persona que se sienta a tu lado en el transporte público pueden ser un excelente “campo de entrenamiento” para poner en práctica tus habilidades.

 

Iniciar una conversación resulta mucho más sencillo de lo que te pueda parecer a priori. Se trata de ser espontáneo y de tener ganas de abrirse para conocer a otras personas. Si eres de aquellos con algunos problemillas para arrancar, empieza por poner en práctica algunos de los consejos que te hemos planteado. Además, ¡regístrate en Espacio Vitalidad y encuentra diferentes propuestas para potenciar tus habilidades de comunicación profesionales y personales!

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

1 comentario

Rosario

17 noviembre, 2020 2:37 am

Me gustan mucho vuestros consejos, es una manera muy agrada le de poder poner en practica y romper el hielo con otras personas.