Espacio vitalidad

¿Existe una temperatura ideal para dormir? Levántate con vitalidad

Para llevar una vida llena de vitalidad es muy importante dormir las horas adecuadas, ya que, si no descansas lo suficiente, tendrás sueño y esto afectará a tu estado de ánimo. Cada persona necesita unas horas de sueño determinadas y los niños, por ejemplo, precisan dormir más horas que los mayores, pero por lo general, los expertos coinciden en señalar que un adulto requiere entre 7 y 9 horas para despertar con las pilas cargadas.

¿Acostumbras a dormir bien? Hay diferentes factores que ayudan a garantizarte un descanso reparador. Seguir una dieta saludable y practicar ejercicio con cierta regularidad son algunos de los aspectos que contribuirán a que puedas dormir en las mejores condiciones y durante las horas recomendadas, pero hay más.

Escoger la almohada que más se ajuste a tus necesidades también es un elemento relevante en esta lista de requisitos, así como que tu habitación reúna unas condiciones específicas. Que la puedas mantener a oscuras o que no se encuentre expuesta al ruido son cuestiones clave.

Otro asunto determinante para garantizar tu descanso es que tu habitación se encuentre a la temperatura ideal para dormir. ¿Lo sabías? Es cierto que cada persona tiene su propia temperatura corporal y que algunas son más sensibles que otras al calor o al frío, pero existe una temperatura que podemos considerar como la más apropiada para un descanso perfecto.

Lo más recomendable es mantener la habitación entre 18 y 22 grados independientemente de la estación del año en la que te encuentres, si bien en función del mes del año y de tu nivel de sensibilidad, puedes aclimatar tu habitación hacia un extremo u otro.

A continuación, te damos algunos consejos para conseguir que tu habitación se mantenga durante todo el año en la temperatura ideal para garantizarte el mejor descanso:

Consejos para mantener tu habitación a la temperatura ideal para dormir

Verano

¿Existe una temperatura ideal para dormir? Levántate con vitalidad

  • En esta época del año es importante que ventiles bien tu casa durante las horas de menor radiación solar, para evitar que entre todo el calor del exterior. Puedes hacerlo por la mañana, a primera hora, o cuando ya se haya puesto el sol. Otra forma de que tu casa se mantenga a la temperatura adecuada es bajar las persianas durante las horas del día en que más aprieta el termómetro.
  • ¿Sabías que los aparatos electrónicos acostumbran a dar mucho calor? Si en tu habitación tienes algunos de ellos, te recomendamos que los apagues cuando te vayas a dormir, ya que así rebajarás la temperatura y, por consiguiente, descansarás mejor.
  • Si en tu casa dispones de aire acondicionado, te aconsejamos que lo enciendas un rato antes de irte a dormir, porque, aunque resulte tentador mantenerlo durante toda la noche, no es lo más recomendable. Una buena opción es programarlo para momentos puntuales del día y así asegurarte de que tu habitación puede mantener su temperatura ideal en el momento en que te vayas a dormir.

Invierno 

¿Existe una temperatura ideal para dormir? Levántate con vitalidad

  • Llega el frío y con él el cambio de ropa de cama. Como ya hemos comentado, cada persona tiene su propia temperatura corporal, por eso es importante que escojas el nórdico o manta más adecuado, aquel que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Para mantener la habitación a la temperatura ideal lo mejor es tener encendida la calefacción durante el día y que a la hora de irte a dormir la apagues. No es bueno que la casa se caliente más de lo recomendado, ya que el exceso de calor, incluso en invierno, no te ayudará a descansar durante la noche.
  • Si cuando llega el momento de ir a la cama tienes mucho frío, lo que puede hacer es darte una ducha con agua caliente, que te ayudará a regular tu temperatura corporal y hará que te sientas mejor.
  • Una vez más, ¡ventila tu casa! Aunque sea invierno y haga frío, es muy importante ventilar la casa unos minutos al día para renovar el aire y evitar que se acumule la humedad en el interior. Es suficiente con abrir las ventanas unos 10 minutos, intentando controlar las corrientes de aire.

Si mantienes la temperatura ideal para dormir en tu habitación, estarás un poco más cerca de levantarte con vitalidad. Comprueba de vez en cuando la temperatura exacta del espacio donde duermes, para que el calor o el frío no te impidan descansar correctamente. Si quieres descubrir otros consejos para dormir bien y disfrutar de una vida más vital entra en Espacio Vitalidad.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.