Espacio vitalidad

Conoce la mejor postura para dormir y levantarte vital y descansado

Un buen descanso es ideal para “recargar pilas” y para mantener en un buen estado de forma a tu vitalidad. Pero para que el sueño te resulte realmente reparador influyen muchos factores, ya que es necesario que duermas entre las 7 y 9 horas diarias que recomiendan todos los expertos, que sigas hábitos saludables, que mantengas un horario regular a la hora de acostarte y despertarte y, también, que en la cama adoptes una correcta postura corporal.

¿Cómo afecta la postura que adoptas al dormir?

Se trata de un aspecto relevante para garantizar tu descanso. Si tu posición en la cama es la más adecuada, tu cuerpo lo notará, ya que te levantarás con más vitalidad y descansado. Además, una higiene postural correcta para dormir es importante para favorecer algunas funciones vitales de tu organismo y evitar posibles molestias musculares.

 

¿Cuál es la postura ideal para dormir?

Es habitual que durante una noche adoptes diferentes posturas, ya que es prácticamente imposible mantenerse en la misma posición durante todas las horas de sueño. Lo más habitual es seguir la tendencia natural y dejar que tu cuerpo se acomode de la manera en que se siente más cómodo.

 

Pros y contras de las tres posturas más habituales que adoptas al dormir

Dormir de lado

Pros

  • Casi todos los especialistas coinciden en señalar que se trata de la postura más saludable. Dormir de costado, o de cúbito lateral, como se denomina esta postura técnicamente, evita los dolores cervicales y de espalda, y favorece la respiración, con lo que se disminuyen los ronquidos.
  • Se trata de la postura ideal para mujeres embarazadas, tanto para su descanso como para el feto, ya que en esta posición apoyas la columna vertebral y el cuello, lo que posibilita un sueño más reparador, además de prevenir algunas lesiones que pueden manifestarse a largo plazo.

Contra

  • Esta posición puede llegar a provocar presión y estrés en los nervios y músculos del brazo. Sucede lo mismo si duermes con el brazo hacia arriba detrás de la cabeza. Hay que tener especial cuidado si tienes alguna molestia en los hombros debido a la sobrecarga de peso que recae sobre ellos.

 

Dormir boca arriba

Si duermes boca arriba, la cabeza debe permanecer alineada con los hombros y el tronco. Los brazos deben estar estirados a los lados o doblados sobre el cuerpo para reducir las compresiones sobre los nervios de las extremidades superiores en caso de que sobresalgan de la cama.

Pro

  • La podemos considerar como una posición neutral. Tiene la ventaja de que previene el dolor de cuello y espalda, ya que la columna reposa recta y sin forzar. Si adoptas esta posición, es importante que tu almohada tenga la altura suficiente para evitar que la cabeza se caiga hacia atrás.

Contra

  • Su mayor inconveniente es que favorece los ronquidos y las apneas del sueño. En esta postura la lengua se desplaza hacia la faringe y disminuye su apertura, lo que puede obstruir el paso de aire.

 

Dormir boca abajo

Contras

  • Es una postura, en general, poco recomendada ya que produce mucho estrés en la zona del cuello, por la excesiva rotación de la columna. Afecta especialmente a músculos, articulaciones y nervios de la columna.
  • Con esta postura tienes riesgo de sufrir tendinitis o lumbalgias.

 

¿Cuál es tu postura habitual? ¿La has reconocido? Si no es la más adecuada, plantéate un cambio. Dormir puede resultar un placer, pero para ello es necesario que mantengas unos buenos hábitos, que te ayuden a poder disfrutar de tus horas de descanso. La postura que adoptas al dormir puede ayudarte a afrontar tus actividades diarias con más vitalidad.

Si quieres saber más sobre prácticas saludables relacionadas con el sueño, regístrate en Espacio Vitalidad y toma nota de los consejos que te ofrecemos. Tu cuerpo lo agradecerá.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.