Espacio vitalidad

BUSCA LA DIVERSIDAD Y LLENA TU CEREBRO DE NUEVAS EXPERIENCIAS Y RELACIONES

Nuestra sociedad es cada vez más diversa, plural y cambiante. Nos mezclamos entre culturas, se diluyen los tradicionales roles de género, hay una infinidad de trabajos distintos y tenemos más libertad para decidir el rumbo de nuestra vida. Todo esto nos enriquece enormemente porque nos permite vivir desde múltiples perspectivas y, en cierta manera, vivir distintas vidas.

ZES - CTA Text - Infografía hábitos saludables 1

En el trabajo, la diversidad puede ser la clave del éxito si se gestiona adecuadamente. Se ha comprobado que los equipos que integran distintas edades, culturas, idiomas, sexo, orientación sexual, e incorporar personas con diversidad funcional aumentan la creatividad y por lo tanto, la capacidad para resolver problemas complejos.

También en los ámbitos familiar y social es positiva la variedad porque favorece la tolerancia, la empatía y la capacidad de adaptación. Con una actitud abierta hacia personas diferentes a nosotros desarrollamos capacidad de observación, habilidades de trato y agilidad de reacción ante situaciones inesperadas. Además el contacto con personas diferentes, favorece que veamos los aspectos positivos de otras formas de vivir y dejemos de valorar únicamente “lo nuestro” como opción válida.

¿CÓMO ABRIR LA MENTE Y PONER COLOR A TU VIDA?

Aquí tienes lo que sí y lo que no contribuye a tu vitalidad en el ámbito social.

  1. Viaja. Si puedes hacerlo a países lejanos, mejor. Si no, hazlo en tu país. La variación también puede estar cerca. Incluso, adentrándote en los barrios de tu ciudad que nunca pisas.
  2. Infórmate, lee, busca documentales o películas que reflejen otras formas de vida.
  3. Estudia idiomas. Aprender una lengua es conocer su cultura.
  4. Mantén activa la curiosidad. Observa. Pregunta. Interésate por esta persona que tiene otras experiencias y otras pautas de conducta.
  5. Busca entornos donde puedas estar en contacto con personas de distintas edades, sexo y cultura.

NO

  1. No caigas en los tópicos que se aplican a los colectivos: Las mujeres se orientan mal, Los alemanes son muy cuadrados, etc.
  2. Evita etiquetar y juzgar a las personas por su aspecto físico o su forma de vestir.
  3. No rechaces a personas por una ideología, religión o estilo de vida distintos a los tuyos.
  4. No inculques a tus hijos prejuicios acerca de la orientación sexual, religión, o idioma que hablan sus compañeros, vecinos o cualquier otra persona.
  5. No te refugies en tus rutinas. Prueba comidas distintas, escucha música que no forma parte de tu repertorio habitual, asiste a actos sociales de colectivos con los que no tienes contacto habitualmente.

En Entrena tu Vitalidad, encontrarás más consejos para mejorar tus relaciones con los demás y mejorar tu vitalidad.

ZES - CTA Post - eBook hábitos saludables

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.