Espacio vitalidad

PRACTICA EJERCICIO EN FAMILIA

¿Trabajas mucho, tienes poco tiempo y apenas estás con tu hijo o tu familia y tienes ganas de poder hacer actividad física a diario para mantenerte vital y llevar unos hábitos de vida sana?

A continuación, te propondré varios consejos para poder llegar a todo y lo más IMPORTANTE: disfrutando de una buena práctica deportiva y en familia.

Practicar ejercicio con tu familia puede ser un momento de acercamiento, todo esto hace que la familia se conecte y sea mucho más fuerte. Ayuda a la buena comunicación, empatizas más, ya que ambas partes están luchando por un mismo objetivo. Te preocupas por el bienestar de todos. Esto se traduce en mayor autoestima para toda la familia.

Además, no tienes que olvidarte de que los padres juegan un papel muy importante a nivel emocional y social. Si practicas ejercicio y eres activo, tu hijo también lo será. Evidentemente es fundamental una buena educación, transmitir unos buenos valores, que el entorno ayude, pero, desde luego, los buenos hábitos vienen dados desde casa.

Cuando las personas realizan deporte en grupo hay mayor compromiso, le dedican más tiempo a tales actividades y el rendimiento es más alto que cuando se practica solo. Así que en familia todo será más productivo y beneficioso para todos.

Recuerda que la actividad física ayuda a liberar tensión, a formar una personalidad disciplinada, incrementa la tolerancia a la frustración, mejora la vitalidad y, con todo ello, aumenta la seguridad en uno mismo.

8 CONSEJOS:

  1. Aparca el coche y acompaña a tu hijo/a en bicicleta o caminando al colegio, haz lo mismo cuando vayas a recogerlo/a.
  2. Planifica el calendario de actividades juntos. Cada domingo, dedicad 15’ para hablar de cómo queréis organizar la semana, que día os apetece entrenar y qué actividades os gustarían hacer. Mi consejo es que algunas ya estén pactadas y que sean rutinarias, para poder ver la progresión y tener una rutina establecida.
  3. Una vez al mes propón una actividad diferente y que además os acompañe alguien de la familia. Una vez que sean los abuelos, otra los tíos, primos…
  4. Aprovecha los parques públicos para entrenar. Cada vez más, vemos parques funcionales para hacer fitness y aptos para todas las edades y niveles. Mientras tu hijo pequeño está subiendo y bajando escaleras y tirándose por el tobogán, tú puedes utilizar las “máquinas” del parque para fortalecer tu cuerpo.
  5. Reparte las actividades domésticas y, entre cada una de ellas, añade algún ejercicio o actividad física. Pon normas y reglas para que haya competición y así conviertes, lo que a priori es algo aburrido y que no quiere hacer nadie, en algo divertido y con un fin diferente.
  6. Cada vez que consigáis el objetivo, premiaros.
  7. Ya que las nuevas generaciones están muy conectadas con las redes sociales o bien con los videojuegos, jugad juntos. Por ejemplo, un día coged una rutina de ejercicios desde YouTube y hacerlo juntos en casa. O utilizad un videojuego en el que tengáis que practicar algún deporte o bailar. Probablemente aquí vuestros hijos se sentirán más cómodos y serán vuestros líderes; algo que les motivará.
  8. En cada reunión familiar, proponed actividades.

Pon en práctica cada una de estas propuestas, y ya verás como tu actividad y la de tu familia cambiará y os ayudará a ser más vitales y felices.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.