Espacio vitalidad

RESPIRACIÓN Y RELAJACIÓN: ¿CÓMO RESPIRAR PARA RELAJARSE?

El día a día es todo un desafío al relax: madrugones, atascos, prisas… Y, cómo no, estrés. Para combatir el tan temido estrés y sentir que tu vitalidad no flaquea la respiración es clave. Respiración y relajación van de la mano y mantener la calma y no dejarse llevar por los nervios es más sencillo de lo que parece. En este artículo te contamos cómo puedes hacerlo con 4 (+1) ejercicios de respiración para relajarse.

ZES - CTA Text - Infografía hábitos saludables 1

RESPIRACIÓN PARA RELAJARSE: 4+1 RESPIRACIONES PARA OLVIDARTE DEL ESTRÉS

1.- RESPIRACIÓN ABDOMINAL O DE DIAFRAGMA

La respiración abdominal es un ejercicio sencillo que puedes hacer incluso si estás empezando en esto de la respiración y relajación. Muy despacio, haz que tu abdomen se llene de aire. De forma suave, sin apretar, lentamente y de forma rítmica haz que se deshinche hasta vaciarlo por completo.

2.- RESPIRACIÓN ALTERNA

Si alguna vez has practicado yoga quizás hayas hecho alguna respiración alterna. Y es que si necesitas relajarte y despejar tu mente esta es una técnica muy adecuada. Tápate una fosa nasal y coge aire por la que ha quedado libre. Después tapa la fosa nasal por la que has respirado y suelta el aire por la otra. La idea es alternar donde entra y donde sale el aire.

3.- RESPIRACIÓN COMPLETA

Podríamos decir que es una respiración abdominal y de pulmones en una sola. Para realizarla, primero expulsa todo el aire de los pulmones. Lentamente, empieza a llenar de aire el abdomen y, cuando notes que ya está lleno, continúa llenando los pulmones. Mantén el aire unos segundos y expulsa el aire de los pulmones y después el del abdomen.

4.- RESPIRACIÓN Y VISUALIZACIÓN

Respirar mientras visualizas es un ejercicio con resultados muy positivos. Mientras respiras, puedes pensar en:

  • metas que quieres conseguir y objetivos que te has marcado
  • lugares que te transmitan paz: la playa, la montaña, el bosque…
  • frases positivas como “estoy bien”, “estoy tranquila”, “me siento relajado”…
  • piensa en olores: de flores, de campo, de lluvia, de mar…
  • ponte en el lugar de un pájaro que sobrevuela un lugar especial para ti

5.- BONUS: RESPIRACIÓN Y MINDFULNESS

Seguro que has oído hablar del mindfulness. Se trata de una táctica que se centra en conseguir la atención plena en aquello que se está haciendo, sea lo que sea: en el trabajo, en el colegio, en casa… y cómo no, también en la relajación. Ser conscientes de la respiración es una de las acciones principales del mindfulness y una forma de llevarla a cabo es contando mientras respiras.

Lo habitual es respirar entre 16 y 18 veces cada minuto. Cuando se está en un estado de relax se puede llegar a 10 y cuando entramos en modo alerta, hacemos deporte o nos alteramos podemos llegar a 30. En este caso, la idea es contar las respiraciones llegando hasta 100 sin que ningún pensamiento te descuento. Parece sencillo, pero no lo es tanto… Como todo, necesitarás práctica pero es totalmente factible conseguirlo. Así, dedicando unos 8-10 minutos al día podrías establecer tu rutina de respiración consciente.

Ahora que ya sabes cómo respirar para relajarse, ¿estás preparado para comenzar? ¿Cuál es el tipo de respiración para relajarte que eliges? ¡Nos encantaría saberlo!

ZES - CTA Post - eBook hábitos saludables

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.