Espacio vitalidad

Mermelada de kiwi para sentirte más vital a cualquier hora del día

El kiwi es un alimento esencial en cualquier dieta saludable. Es una fruta deliciosa que se caracteriza por su alta aportación nutricional, ya que es especialmente rica en vitamina C  y en fibra.

Pero, además, el kiwi ZespriTM, en sus dos variedades ZespriTM Green y ZespriTM SunGold, destaca por su versatilidad, ya que puedes tomarlo a cualquier hora del día: en el desayuno o en la merienda, entre horas para saciar tus ganas de picar o en ayunas para empezar el día lleno de vitalidad.

También te permite múltiples combinaciones. Es un complemento ideal para la elaboración de platos principales o para preparar batidos o bizcochos saludables. Puedes tomarlo solo o bien utilizarlo como un ingrediente más para preparar múltiples platos ¡hasta donde alcance tu imaginación!

¿Has pensado alguna vez en preparar una mermelada de kiwi?

La mermelada de kiwi es una alternativa perfecta para aprovechar al máximo los beneficios que te aporta esta fruta. La puedes preparar de manera muy fácil y sencilla y tiene la ventaja de que la podrás conservar en la nevera durante mucho tiempo.

Prepararla es rápido y sencillo, en una hora la tendrás lista, pero deberás tener un poco de paciencia y dejarla reposar durante un par de horas una vez elaborada.

  • 15 minutos de preparación
  • Entre 45 minutos y 1 hora de cocción
  • 2 horas de reposo y…
  • ¡lista para comer!

¿Qué ingredientes necesitas?

¿Cómo se prepara?

Para empezar, un pequeño truco: agrega siempre la mitad del peso de los kiwis en azúcar, ya que así conseguirás una buena consistencia.

  1. El primer paso es pelar y trocear los kiwis (puedes utilizar tanto la variedad verde ZespriTM Green como la amarilla ZespriTM SunGold). No hace falta cortarlos de manera perfecta, puedes hacerlo en pedazos gruesos con distintas formas. Recomendación: para cortar los kiwis utiliza como recipiente la olla en la que realizarás la cocción de la mermelada, ya que así podrás aprovechar todo el zumo que el kiwi desprende.
  2. Exprime el limón.
  3. Añade a los kiwis troceados, el azúcar y, a continuación, vuelca el zumo de limón.
  4. Remuévelo todo ligeramente y déjalo reposar durante un par de horas.
  5. Coloca la olla a fuego lento y deja entre 45 minutos y 1 hora. Remueve la mezcla ocasionalmente. Poco a poco la fruta se irá reduciendo y espesando. Los trozos de kiwi se irán deshaciendo lentamente, y la preparación irá adquiriendo la apariencia propia de la mermelada.
  6. Una vez transcurrido el tiempo de cocción, tu mermelada de kiwi estará ya lista y podrás retirarla del fuego.
  7. Una vez retirada del fuego, déjala enfriar un poco, aproximadamente durante unos 10 minutos.
  8. Utiliza una cuchara y trasládala con cuidado a los recipientes de cristal que tengas preparados. Asegúrate de que estén bien tapados, preferiblemente de forma hermética, para garantizar la óptima conservación de la mermelada de kiwi.

Importante: para saber si la mermelada está ya preparada, toma un poco con una cuchara. Si su apariencia es espesa y no gotea, entonces ¡la mermelada estará prácticamente en su punto!

Por último, ten en cuenta que una vez has abierto los recipientes con la mermelada deberás conservarlos en la nevera.

Ya conoces una nueva forma de disfrutar de los kiwis ZespriTM. Con la mermelada de kiwi podrás disfrutar de todos sus beneficios y de su sabor. Puedes incluirla en tostadas para desayunar o merendar y como complemento en platos principales o postres.

Si quieres conocer más recetas con kiwi y sus beneficios para la salud, regístrate en Espacio Vitalidad y encuentra las múltiples posibilidades que tienes a tu alcance para disfrutarlo.

 

 

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.