Espacio vitalidad

RESILIENCIA Y VITALIDAD: CÓMO LUCHAR CONTRA EL ESTRÉS LABORAL

La resiliencia es una fortaleza actitudinal que se puede entrenar y desarrollar siguiendo un estilo de vida lleno de vitalidad. Te protege contra el estrés laboral que, si es prolongado, puede llegar a convertirse en desgaste profesional. Te explicamos cuáles son las características de la resiliencia y cómo te ayuda a mantener la motivación y la ilusión incluso en ambientes laborales estresantes.

ZES - CTA Text - eBook hábitos saludables

¿QUÉ SABES DE LA RESILIENCIA?

Ser resiliente te permite mantener tu vitalidad y equilibrio interno a pesar de estar en un entorno negativo y estresante. Pero, ¿a qué nos referimos exactamente cuando hablamos de resiliencia? Se trata de la fortaleza mental y emocional responsable de:

  • Que te adaptes bien y puedas afrontar situaciones de adversidad, estrés, fracaso, decepción y derrota, y seguir con tu vida una vez superadas.
  • Que seas capaz de recuperarte de los sucesos traumáticos, extrayendo de ellos, además, un aprendizaje y un refuerzo de tu persona.

¿QUÉ ACTITUDES CARACTERIZAN A LAS PERSONAS RESILIENTES?

  • Son optimistas. Mantienen la esperanza, saben que las situaciones adversas son temporales.
  • Son prácticos. Se plantean objetivos realistas y alcanzables, y son conscientes de los pasos que deben seguir para alcanzarlos.
  • Confían en sí mismos. Confían en su capacidad de afrontar la situación.
  • Son proactivos. Se esfuerzan por cambiar las situaciones adversas o, en caso de no ser posible, en cambiar la forma en que las afrontan.
  • Son dialogantes. Tienen buenas capacidades comunicativas y de resolución de problemas y buscan soluciones.
  • Tienen inteligencia emocional. Son capaces de gestionar positivamente las emociones intensas (positivas o negativas).

Todas estas actitudes vitales se pueden traducir en costumbres, acciones y comportamientos que puedes poner en práctica en el trabajo. Ser resiliente te ayudará a mitigar el efecto perjudicial que el estrés laboral tiene sobre tu bienestar emocional.

¿CÓMO PUEDES ENTRENAR TU RESILENCIA Y UTILIZARLA FRENTE AL ESTRÉS LABORAL?

El estrés laboral se da en situaciones en las que el trabajo que debes hacer excede tu capacidad, tu tiempo, tu habilidad, tu nivel de información o todas las cosas a la vez. Es una situación de demandas excesivas que no puedes cumplir, lo cual te genera ansiedad y preocupación, al estar en riesgo tu fuente de sustento.

Para afrontar el estrés en el trabajo con resiliencia, primero debes aceptar que el estrés forma parte de la vida, y no es algo negativo si aprendes a manejarlo positivamente. 

Una de las ventajas de la resiliencia es que se trata de una capacidad que no es innata, es decir, se puede desarrollar y entrenar. Es algo sobre lo que puedes actuar, puedes modificar y mejorar.

CONSEJOS PARA SER RESILENTES EN EL TRABAJO

  • Intenta afrontar los momentos de estrés como un reto laboral, como una oportunidad de demostrar tus fortalezas. Piensa qué características personales puedes hacer destacar con ello.
  • Sé realista en tus compromisos. Si sabes que no vas a poder cumplir, sé sincero y asertivo al decir que no, pero ofrece siempre una alternativa factible y aceptable.
  • Asume que los cambios son lo normal. Todo cambia constantemente. Debes estar preparado para ellos y aprovecharlos para aprender y fortalecerte.
  • Procura ser autosuficiente en las máximas áreas posibles para poder buscar soluciones sin depender de terceros. Pon en práctica tu curiosidad.
  • Mantén la calma en momentos de presión. Respira hondo y tómate unos segundos para ordenar tus ideas. Puedes incluso informar de que estás pensando en el problema cuando te exijan una respuesta.
  • Conserva tu integridad. Confía en tus opiniones e ideas, comunícalas con ilusión y aplomo.
  • Construye activamente e identifica tu red de apoyo laboral con personas que te respalden y en las que confíes. Dedica un momento a cuidar estas relaciones siempre que puedas, aunque tengas mucho trabajo.
  • Cultiva tus habilidades de resolución de problemas. Haz listas de opciones, lluvias de ideas, busca activamente soluciones o formas de cambiar la situación. No esperes que se resuelva el problema por arte de magia o que otros lo hagan por ti.

Ya has visto que la resiliencia es principalmente la capacidad de recuperarse, pero también es la tendencia a querer hacerlo, a volver a levantarse una y otra vez ante los tropiezos de la vida. Por lo tanto, también está relacionada con la motivación y el pensamiento en positivo. Todas estas capacidades personales contribuirán a tu objetivo de ser más vital y disfrutar al máximo de la vida.

ZES - CTA Post - eBook hábitos saludables

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.