Espacio vitalidad

Descubre alimentos ricos en vitamina K que te harán sentir más vital

Las vitaminas son sustancias indispensables para que tu organismo funcione correctamente, y junto a los minerales, forman parte del grupo de los micronutrientes. Tu cuerpo no puede sintetizar de forma natural la mayoría de estos compuestos, por lo que es esencial que los obtenga a través de otras fuentes, como los alimentos. Este es un motivo más por el que una dieta saludable es un aspecto clave para mantener tu vitalidad en plena forma.

Existen varios tipos de vitaminas, y una de las grandes desconocidas es la vitamina K. Pese a no tener la “fama” de algunas de sus compañeras, es igualmente importante por las funciones que desempeña. Se trata de una vitamina soluble en grasa que destaca por facilitar la coagulación sanguínea. Fue descubierta en 1935 y debe su nombre a la palabra danesa koagulation, que apunta directamente a su cometido principal.

Los beneficios de la vitamina K

Pero este no es el único beneficio de la vitamina K, que gracias a su poder coagulante interviene a la hora de minimizar y evitar hematomas y sangrados. Si quieres saber por qué es decisivo mantenerla siempre en los niveles adecuados, sigue leyendo y toma nota: 

  • Ayuda al cuerpo a reconstruir huesos y tejidos a través de las proteínas.
  • Posee un efecto protector para el corazón.
  • Asiste en la producción de minerales.
  • Tiene un papel importante en el mantenimiento de la salud del sistema nervioso.
  • Regula el crecimiento celular para el desarrollo de diversas funciones del organismo.

¿Cuánta vitamina K necesita tu cuerpo?

Recuerda que cuidar tu alimentación es fundamental para obtener no solo vitamina K, sino todos los nutrientes que tu cuerpo necesita. Si te has propuesto mejorar tu plan alimenticio para impulsar tu vitalidad, no te olvides de descargarte este ebook. Con él obtendrás una guía detallada sobre alimentación y muchas herramientas para ayudarte a diseñar tu dieta ideal:

Banner ebook Alimentación

La cantidad de vitamina K que necesita tu organismo depende de varios factores, como, por ejemplo, la edad y el sexo. En líneas generales, se recomienda una dosis diaria de 90 microgramos (mcg) en el caso de mujeres adultas mayores de 19 años y de 120 para los hombres que también se sitúan en esta franja de edad.

Para saber dónde puedes conseguir estas cantidades, debes entender que existen dos tipos de vitaminas asociadas a la familia K que puedes encontrar en los alimentos. Por un lado, hay que mencionar la K1 o filoquinona, que se considera la principal fuente dietética de vitamina K. Está presente, por lo general, en alimentos de origen vegetal. Además, también hay que contar con la K2 o menaquinona, producida por bacterias. Prestar atención al cuidado de tu microbiota y consumir alimentos fermentados son los mejores métodos para proporcionársela a tu cuerpo.

Ahora ya conoces algunos detalles sobre este micronutriente, pero hay una pregunta esencial pendiente de responder: ¿En qué alimentos puedes encontrar vitamina K? Si estás esperando para elaborar tu lista de la compra con algunas novedades, no te haremos esperar más. ¡Ponte en marcha y empieza a apuntar!

5 alimentos que aportarán vitamina K a tu dieta

  1. Kiwi

Descubre alimentos ricos en vitamina K que te harán sentir más vital

El kiwi es una fruta que destaca por su alto contenido en vitamina C, pero en la clasificación de alimentos con vitamina K también tiene un lugar de privilegio. Contiene 40 mcg de vitamina K por cada 100 gramos. Al ser tan completo, cuenta con numerosos beneficios para tu salud, así que disfrútalo para desayunar, a media mañana, para comer… Cuando quieras, ¡pero no lo dejes pasar! 

  1. Espinacas

Como sucede con otras verduras, las espinacas tienen “truco”, y debes saberlo para no perder los cerca de 483 mcg de vitamina K que contienen por cada 100 g. Este tipo de plantas es mejor comerlas en crudo, porque si las cocinas perderán parte de sus nutrientes. No te preocupes, porque serás el rey de las ensaladas si sabes cómo combinar las hojas y los sabores adecuadamente.

  1. Coles

En esta ocasión, el plural es obligatorio, porque no se trata de una, sino de varias. La col rizada, la col lombarda o las coles de Bruselas, entre otras, superan los 40 mcg de vitamina K por cada 100 g. Hay algunos a los que no les acaba de convencer, pero si no es tu caso, estás de enhorabuena. ¡Comerlas tiene recompensa!

  1. Nabo

Descubre alimentos ricos en vitamina K que te harán sentir más vital

No nos movemos demasiado de las coles porque es necesario señalar otro alimento de su familia. En este caso, del nabo no solo se aprovechan las hojas, sino que también se consumen el bulbo o la raíz. Pese a que esta no es la hortaliza más popular, en algunas culturas gastronómicas es imprescindible, y contiene más de 300 mcg de vitamina K por cada 100 g.

  1. Perejil

El uso como condimento ha popularizado al perejil, pero eso no le resta ni un ápice de importancia cuando se consulta la información nutricional. Supera los 40 mcg de vitamina K por cada 100 g, y también contiene altos niveles de vitaminas C y A.

 

Probablemente conocías muchos de estos alimentos, pero quizá no sabías que son ideales para aportarte vitamina K. Dale un impulso a tu vitalidad con un simple giro en tus menús diarios. Si quieres encontrar ideas para preparar diferentes platos saludables o conocer los alimentos imprescindibles para tu salud, ¡regístrate en Espacio Vitalidad!

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.