Espacio vitalidad

5 CONSEJOS PARA MANTENER TU MOTIVACIÓN DIARIA

En esta ocasión, te traemos unos cuantos consejos para potenciar tu motivación diaria, incluso en aquellos días en los que pagarías por no tener que salir de la cama. Cada día puede ser un gran día o ser solamente un día corriente. ¿Cómo puedes mantener la motivación a un buen nivel día a día? 

ZES - CTA Text - Infografía activación y motivación

1. ESTABLECE UNA RUTINA MATINAL

Establecer tus rutinas matinales para activarte y ponerte en marcha es una gran idea para la motivación diaria. Estas rutinas también te ayudarán a adoptar una actitud positiva como hábito.

  • Deja de posponer la hora de levantarte. Si sientes que no tienes tiempo para todo, establece una hora para salir de la cama y respétala. Así evitarás la sensación de empezar el día yendo “tarde” a todo.
  • Planifica una pequeña rutina deportiva de 10-15 minutos para activarte. Este puede ser ese momento para ti que no consigues encontrar durante el resto del día.
  • Prepara un buen desayuno saludable y tómalo con calma. Saborea.

2. EMPIEZA POR TAREAS PEQUEÑAS O MUY INTERIORIZADAS

Si al principio del día te falta un poco de motivación, comienza por aquellas tareas más “rutinarias” que tienes muy por la mano y son más cuestión de hábito que de motivación.

Ya has conquistado la primera meta del día y casi no te has dado ni cuenta. Lograr cumplir un pequeño objetivo es el impulso de tu motivación diaria. Párate un momento, da valor a lo que acabas de hacer y tacha la primera cosa de “tu lista”. ¡Adelante con la siguiente!

3. APRENDE A COMPARTIMENTAR LAS OBLIGACIONES

Para no tener la sensación de que tienes que escalar una montaña y para evitar remordimientos por dejar proyectos a medias, lo cual es altamente desmotivador, es muy importante que comprendas la relación entre motivación y perseverancia (o “fuerza de voluntad”). 

  • A mayor motivación, menos esfuerzo necesitas. Sin embargo, la fuerza de voluntad suple los periodos de motivación baja.
  • Clasifica la tarea: ¿es opcional, necesaria u obligatoria
  • A veces inicias un proyecto personal, como leer un libro o tejer una manta, más por experimentar o disfrutar. En estos casos no es necesario que lo clasifiques como obligación o tu motivación bajará y te sentirás mal si lo dejas a medias.
  • Si es una tarea necesaria u obligatoria o se requiere para tu trabajo, no debes basarte en la motivación, sino en tus valores de compromiso y perseverancia. Hay que hacerlo y punto: respeta tus convicciones.

4. DISEÑA TU RUTINA PARA ANTES DE ACOSTARTE

Te despiertas con muchas ganas de afrontar el nuevo día, pero tu motivación diaria cae en picado al ver todo lo que dejaste pendiente el día anterior. Para evitar este freno en seco al principio del día, prueba a establecer una rutina nocturna y mantener “lo pendiente” bajo control.

  • Prepárate lo que necesitarás de buena mañana la noche anterior.
  • Invierte un momento antes de acostarte en recoger un poco y mantener el orden en casa todos los días para que no se acumulen las tareas.
  • Sigue la regla de los 5 minutos: cualquier tarea que requiera menos de ese tiempo, realízala en cuanto la veas. Te quitará carga mental y te ayudará a dejar de posponer. 

5. BUSCA EL HUMOR EN LAS PEQUEÑAS DESGRACIAS

Evidentemente, no nos referimos a adoptar una actitud cínica e insensible ante los problemas. Más bien es aplicar la actitud y pensamiento positivos ante aquellos pequeños baches o impedimentos del día a día. 

  • Tu motivación diaria se mantendrá más estable si no dramatizas aquello que no es un drama.
  • El humor es una herramienta muy poderosa para sobrellevar los acontecimientos pequeños que no han salido como esperabas.

La motivación diaria es un impulso para tu vitalidad, pero no siempre es igual de estable y puedes tener momentos bajos. Es en esos momentos cuando las rutinas que hayas establecido, las costumbres y hábitos saludables, y el apoyo en tus valores personales suplirán estos periodos de desmotivación y te ayudarán a continuar.

ZES - CTA Post - ebook actitud, motivación y resiliencia

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.