Espacio vitalidad

Aprende a organizar las tareas de casa y optimiza tu tiempo

Las tareas de casa suponen un desafío tan frecuente como conocido. Puede que estudies, que trabajes, o que tengas unos días o unas horas libres, pero siempre encontrarás algo que hacer. Barrer, ordenar armarios, planchar, limpiar el polvo… La lista es larga, y necesitas atenderla de forma regular. Aunque no es el objetivo más apetecible del día, todo cambiará si lo encaras con vitalidad, ya que perderás menos tiempo y ahorrarás esfuerzos físicos y mentales.

Este tipo de obligaciones tiene truco, ya que, si aprendes a organizar las tareas de casa y optimizas tu tiempo, podrás destinarlo a actividades más reconfortantes. Lo sabemos, preferirías ver una película, tomar algo, hacer ejercicio o simplemente descansar. Pero la clave es que no lo percibas como un mal trago y pienses en tu recompensa: la comodidad de un espacio limpio y ordenado.

No siempre te será fácil centrarte en la meta, y el camino será más complicado tras una jornada de máxima intensidad. Si necesitas algunos consejos extra para potenciar tu motivación y tu actitud positiva, no te olvides de descargarte este ebook. Con tu fuerza de voluntad y nuestro apoyo, ¡no habrá quien te pare!

Banner ebook Actitud positiva y motivación

Para organizar las tareas de casa, es fundamental que no caigas en los extremos. No dejes que el caos reine en tu hogar, pero tampoco te agobies si un día no puedes terminar todos tus deberes. Toma nota de nuestras recomendaciones y ponte en marcha, sin pausa, pero sin prisa. Cuanto antes empieces… ¡antes habrás terminado!

5 consejos para organizar las tareas de casa

  1. Reparte las tareas

La organización en casa no puede recaer en una sola persona. Ya sean familiares o compañeros de piso, todos deben aportar su granito de arena. Repartirse el trabajo es el primer paso para ser más efectivos y rápidos a la hora de resolverlo. En el caso de que haya niños, también es importante que asuman su cuota de responsabilidad y que, en función de sus edades, cuenten con la asignación de alguna tarea. Aunque al principio los resultados pueden no ser espectaculares, valorar su esfuerzo reforzará la adquisición de estos hábitos. Y si en tu casa solo vives tú, tendrás que tomar decisiones. O distribuyes la faena a lo largo de la semana, o instauras el día de la limpieza. Recuerda que no estás atado a nada, y que puedes modificar tu “calendario” en función de tus necesidades.

  1. Planifica

Aprende a organizar las tareas de casa y optimiza tu tiempo

La planificación es esencial, porque te ayudará a no perder el tiempo. Elabora una hoja de ruta y medita qué tareas pueden solaparse. Por ejemplo, mientras la lavadora está en marcha, puedes limpiar el polvo, y mientras esperas a que se seque una habitación fregada, puedes ordenar otra. Un listado semanal de tareas será de gran utilidad, y más si tenéis que repartirlas. Cuélgalo en un lugar visible -la nevera es un clásico- y coloca un nombre al lado de cada una de las labores del hogar. Ya solo queda poner una cruz cada vez que alguien complete la que le toca.

  1. Establece recompensas

Las tareas del hogar son obligatorias y recurrentes, pero se pueden asociar a una recompensa. Con los niños suele funcionar la inclusión de algún incentivo, una táctica que también puede ponerse en práctica con adultos. Busca aquello que ilusiona y compensa el esfuerzo de los más pequeños, y motiva también a los mayores por el deber cumplido. ¿Qué mejor que una comida especial tras varias horas de limpieza? ¿O prefieres un rato para desconectar? ¿Habéis quedado con alguien después de limpiar? ¡Hay un sinfín de alternativas, así que elige tus favoritas!

  1. Promuévelas cómo una actividad llevadera

Aprende a organizar las tareas de casa y optimiza tu tiempo

Este es un aspecto en el que debemos insistir. Organizar las tareas de casa no es una tortura, así que cuanto menos te agobies, mejor. Busca la manera de hacerlo un poco más llevadero. Algunos prefieren plantearlo como un juego familiar, “compitiendo” para encontrar un aliciente. Otros disfrutan con un poco de música, cantando y bailando mientras pasan la escoba o la fregona. Y a ti, ¿qué es lo que mejor te funciona?

  1. Visualiza los beneficios de una buena organización

Como ya te hemos comentado, los beneficios de una casa recogida y ordenada son evidentes. Un estímulo bastante efectivo es saber que detrás de las labores domésticas se encuentra la satisfacción de un hogar de revista. En ocasiones, parece que el buen trabajo y la dedicación afectan a los cinco sentidos. ¡No olvides que tu comodidad está en juego!

 

Deja a un lado la pereza, la presión y el aburrimiento, porque organizar las tareas de casa para optimizar tu tiempo vale la pena. No te pedimos que lo veas como una afición, pero sí que comprendas que es más sencillo de lo que parece y que no te robará toda tu energía. Para disfrutar a menudo de tu vitalidad y de unas pilas bien cargadas, regístrate en Espacio Vitalidad y descubre nuestros consejos para promover hábitos saludables.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.